La piscifactoría de Brieva producirá este año un millón de truchas y cerca de 5.000 cangrejos autóctonos

Ejemplares de trucha arco-iris
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 15/03/2013 14:19:50 CET

LOGROÑO, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de La Rioja ha autorizado el gasto de 210.239 euros para la contratación de la gestión de la piscifactoría de Brieva durante 2013, que continúa desarrollando el proyecto de producción de trucha común, al que se le ha sumado desde el pasado año un ensayo de cría de cangrejo autóctono. El mantenimiento, conservación y producción de esta piscifactoría seguirán a cargo de la empresa pública estatal Tragsatec.

El Gobierno de La Rioja, ha recordado el portavoz del Ejecutivo regional, Emilio del Río, adquirió en 1997 esta instalación, con el fin de promover y recuperar la riqueza piscícola de la comunidad autónoma, potenciando la repoblación de trucha autóctona. Para este año, se espera desovar alrededor de un millón y medio de huevos de trucha y lograr que gran parte llegue al estado de alevín, alcanzando el objetivo de un millón de peces entre alevines y truchas de otros tamaños.

Paralelamente a la producción de trucha común, desde el pasado año se está llevando a cabo un proyecto experimental de estabulado, aclimatación y cría en cautividad del cangrejo autóctono de río, especie declarada "en peligro de extinción" en La Rioja e incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

El punto de partida de esta experiencia fue la captura de reproductores que se llevó a cabo el pasado mes de septiembre y su traslado a la piscifactoría de Brieva de Cameros. En esas fechas comienzan las cópulas y ya entrado el mes de noviembre se inicia el letargo invernal, con las hembras ya con huevos fecundados por los machos en su abdomen. Hacia el mes de mayo será cuando los huevos den lugar a los pequeños cangrejos.

UN NOVEDOSO ENSAYO

En este sentido, el ensayo que la Dirección General de Medio Natural va a realizar en la piscifactoría de Brieva con el cangrejo autóctono consta de dos líneas o fases de trabajo diferenciadas. Por un lado, se repoblarán los ríos riojanos con hembras de cangrejo fecundadas antes de que eclosionen los huevos, para que esta eclosión se produzca ya en los ríos o arroyos receptores.

Junto a esto, otra parte de las hembras permanecerán en la piscifactoría para que tenga lugar allí la eclosión de los huevos y ensayar con la cría de los cangrejillos en las instalaciones. Los machos y las hembras de esta fase quedarán estabulados y pasarán en la piscifactoría todo el periodo estival hasta las nuevas cópulas.

Esta última fase es la más delicada y también la novedosa, pues es la primera vez que se acomete en La Rioja un ensayo de estas características.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies