El presidente del FEGA asegura que la nueva PAC descarta la "liberalización absoluta de las plantaciones de viñedo"

El presidente de la FEGA, Fernando Miranda, explica la nueva PAC
EUROPA PRESS
Actualizado 15/07/2013 19:30:42 CET

LOGROÑO, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), Fernando Miranda, ha asegurado este lunes en Logroño que "se ha descartado la liberalización absoluta de las plantaciones de viñedo, se ha conseguido una prórroga de los derechos actuales durante 5 años, aunque en ese tiempo no serán transmisibles, y que haya un sistema de autorizaciones desde 2015 hasta 2030".

También, ha subryado, "se ha logrado que las medidas de promoción del vino puedan utilizarse dentro de la Unión Europea, donde está nuestro principal cliente".

Miranda, ha mantenido esta mañana una reunión en la Delegación de Gobierno de La Rioja con representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias y Cooperativas riojanas, para explicarles la reforma de la Política Agraria Común (PAC); pactada el pasado 24 de Junio tras una larga negociación.

La propuestas iniciales desde Europa "eran muy lesivas para los intereses de España puesto que estaban pensadas para un modelo de talla única, pensadas para que se aplicaran exactamente igual para todos los países".

Esta es, ha dicho, "una cuestión con la que no estábamos de acuerdo porque lógicamente la agricultura de cada país es completamente diferente y la de los países mediterráneos o España en particular es muy distinta a la de los países del centro y norte de Europa".

El objetivo primordial de la negociación, que se ha mantenido en paralelo a la Reforma del Presupuesto Comunitario para los años 2014-2020, era mantener el nivel de financiación.

"Hemos conseguido -ha recalcado- que la agricultura española pueda contar para los próximos siete años con una financiación procedente de fondo comunitarios de 47.000 millones que puede ser complementada con fondos nacionales, llegando a casi 54.000 millones de euros".

Otros objetivos eran evitar el nuevo modelo de ayudas directas y el importe unitario, propuestas válidas para países situados más al norte y con modelos distintos al español. Tras una negociación comunitaria liderada por España y con el apoyo posterior de países como Francia O Portugal, se ha logrado acordar métodos alternativos.

"Nos encontrábamos en un escenario poco alentador para la negociación, con un descenso del presupuesto de la Unión Europea en 96.000 millones de euros, así que haber sido capaces de mantener el nivel presupuestario para este siguiente periodo es la mejor noticia que podíamos tener", ha finalizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies