Durante el primer semestre del año se han inspeccionado en La Rioja 98.000 vehículos y 1.500 ascensores

Julio Herreros informa sobre las inspecciones de vehículos y ascensores
EUROPA PRESS
Actualizado 07/07/2015 9:00:10 CET

LOGROÑO, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director general de Innovación, Industria y Comercio, Julio Herreros, ha informado esta mañana sobre la evolución de las inspecciones de vehículos y ascensores efectuadas en el primer semestre de 2014 en La Rioja. Durante la rueda de prensa, Herreros ha destacado el "elevado cumplimiento" detectado en dichas revisiones y ha incidido en "la importancia de revisar y mantener correctamente" las instalaciones para "prevenir riesgos y mejorar su seguridad y funcionamiento".

En total, en los primeros seis meses del año, se ha revisado un total de 98.265 vehículos y 1.492 ascensores en nuestra comunidad. Estas actuaciones, ha recordado el director general, se enmarcan dentro del Plan de Actuación en Seguridad Industrial 2014-2016, que tiene como objetivos fundamentales "la seguridad, garantía y la competitividad.

INSPECCIONES ITV

De acuerdo con los datos aportados por Herreros, durante el primer semestre de 2014, la Red de estaciones de ITV de La Rioja ha inspeccionado 98.265 vehículos, lo que supone un 5 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. El 87,42 por ciento de los vehículos examinados pasaron con éxito su revisión a la primera, mientras que el 12,58 por ciento restante hubo de acudir de nuevo a las estaciones para subsanar los defectos detectados en la primera inspección. De esta forma, se ha realizado un total de 110.744 inspecciones.

Prácticamente la totalidad de las revisiones correspondió a inspecciones periódicas obligatorias, según el director general. El 58 por ciento de estas revisiones periódicas se realizó a turismos; el 22,2, a camiones, y el 13,11, a vehículos agrarios. En cuanto a las inspecciones no periódicas (poco más del 2,29 por ciento), responden a la legalización de reformas, la emisión de duplicado de la tarjeta de ITV, o al cambio de matrícula.

Los principales defectos leves detectados en las revisiones periódicas se debían, siempre de acuerdo con los datos ofrecidos por Hererros, a causas relacionadas con el alumbrado y señalización (46,38 por ciento), el motor y transmisión (15,15) y la carrocería y chasis (13,36). En cuanto a los defectos graves, el mayor porcentaje corresponde al grupo de ejes, (27,86 por ciento) y al alumbrado y señalización (también 27,86), seguidos por otros relacionados con los frenos (15,58).

Del total de vehículos inspeccionados, el 78 por ciento estaban domiciliados en La Rioja. Por estaciones, en Santo Domingo de la Calzada, el 20 por ciento de los exámenes realizados correspondieron a vehículos procedentes de Burgos y un 14 por ciento del País Vasco. En Logroño, el 6 por ciento de los vehículos procedían de Álava y el 6 por ciento de Navarra. También estaba domiciliado en Navarra el 16 por ciento de vehículos examinados en Calahorra.

INSPECCIÓN DE ASCENSORES

De igual forma, Herreros ha detallado también las actuaciones relacionadas con la seguridad de los ascensores que se han ejecutado en La Rioja durante el primer semestre del año.

La Dirección General de Innovación, Industria y Comercio inspeccionó, mediante los organismos de control habilitados, un total de 1.492 ascensores. De ellos, el 81 por ciento obtuvo resultados favorables, mientras que el resto (esto es, 274 instalaciones) presentó algún defecto. Según Herreros, 163 instalaciones mostraban defectos leves, permitiendo no obstante el mantenimiento del servicio. Se encontraron defectos graves en otras 107, que deben corregirlos en un plazo inferior a seis meses. Tan sólo 4 instalaciones requirieron su parada inmediata.

Entre las deficiencias más habituales, ha explicado el director, se encuentran los defectos de los cables de tracción; los fallos en los sistemas de alarma e iluminación existentes dentro de la cabina o en la línea telefónica de comunicación; la ventilación inadecuada del cuarto del hueco del ascensor; la velocidad inadecuada, o los fallos en los componentes del sistema eléctrico de la instalación.

Finalmente, Herreros ha recordado que la periodicidad en la inspección de ascensores viene determinada en función del tipo de edificio en que están instalados. Así, los edificios industriales y lugares de pública concurrencia (como hoteles, escuelas, hospitales, etc.) deben revisarse cada dos años; los edificios residenciales de más de veinte viviendas o con más de cuatro plantas, cada cuatro años, y el resto, cada seis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies