La procesión de 'Cristo Resucitado' pone el fin a una Semana Santa logroñesa "muy positiva"

Procesión 'Cristo Resucitado' de Logroño
EUROPA PRESS
Publicado 01/04/2018 13:59:29CET

   LOGROÑO, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La procesión de 'Cristo Resucitado', que ha partido a las 12,00 horas, desde el Cementerio Municipal - tras la Santa Misa- ha puesto el fin a la Semana Santa logroñesa, "muy positiva", según la ha calificado a Europa Press, el hermano mayor de la 'Hermandad de Cofradías de la Pasión', Javier Benés.

   Ha indicado que ha sido una "gran Semana Santa, a la que solo le ponemos el pero de la suspensión de la procesión del Encuentro, motivada por el gran diluvio que cayó minutos antes de su inicio", que, de todos modos, "no empaña una positiva semana".

   Benés ha destacado el apoyo de los ciudadanos que han abarrotado todas las procesiones, así como el papel importante de todos los cofrades que han sido fundamentales para que todo se haya desarrollado con "éxito".

   En cuanto a la procesión de esta mañana, el paso portado por la cofradía de la 'Entrada de Jesús en Jerusalén', ha recorrido tras dejar el camposanto logroñés, la carretera de Navarra, el Puente de Piedra, Avenida de Viana, Capitán Gaona, para finalizar en el colegio 'Compañía de María' (La Enseñanza).

   En su procesionar, 'Cristo Resucitado', ha estado acompañado por miles de logroñeses que han salido a las calles para ver el último acto de la Semana Santa. Además, representantes del resto de cofradías de la ciudad han participado en el traslado de este paso.

HISTORIA

   En 1941, la comunidad religiosa de la Compañía de María encargó a los talleres de La Escuela de Arte Religioso Granda de Madrid una imagen del Sagrado Corazón de Jesús con el fin de sustituir el que había sido destruido en 1936 durante la guerra civil.

   Esta imagen fue realizada en yeso escayolado policromado, con manos extraíbles. El Santo Cristo Resucitado es vestido con túnica blanca y tocado con potencias de oro. Se completa el paso con una cruz desnuda con un sudario blanco.

   Durante un tiempo procesionó sobre las antiguas andas blancas del paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén hasta 2005, en que se porta sobre andas de caoba con cartelas y cuatro faroles de plata. Se completó el paso con cantoneras en la cruz, también de plata, así como una placa con la inscripción INRI.