El PSOE pide al PP que "coordine y armonice" su política impositiva para evitar casos como el Impuesto de Sociedades

Actualizado 11/05/2006 20:20:15 CET

LOGROÑO, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSOE de La Rioja, Francisco Martínez-Aldama, reclamó hoy al PP que "coordine y armonice" su política impositiva y fiscal en toda España para evitar casos como el del Impuesto vasco de Sociedades, "que salió apoyado por el PP de Alava, mientras el de La Rioja se rasga las vestiduras".

Aldama dio hoy a conocer los asuntos abordados anoche por la Ejecutiva Regional Socialista, entre los que estuvo la satisfacción por la sentencia del TSJPV de suspensión del Impuesto de Sociedades en Alava y Guipuzcoa tras recurso un recurso de la comunidad de Castilla y León.

"Celebramos esta sentencia, poniendo en valor la diferencia: el PSE nunca han apoyado este impuesto, en varias votaciones, nuestros compañeros de Euskadi se abstuvieron; si salió adelante fue por impulso y apoyo del PP, porque su aprobación en Alava obedece a la voluntad del señor Rabanera", afirmó el dirigente socialista riojano.

Por ello, hizo una sugerencia al presidente regional, Pedro Sanz, "para que llame urgentemente al señor Rajoy, para que armonice su modelo impositivo en todo el país, porque esto sí rompe España con diferencias tan importantes entre unos territorios y otros".

"Es chocante ver como el PP aquí se rompe las vestiduras cuando es el PP al otro lado del Ebro el que está haciendo este agravio fiscal a nuestro territorio", aseguró Martínez-Aldama, quien insistió, en este sentido, en que "el PP debe coordinar una política impositiva armónica y común en el conjunto del país".

Por otro lado, mostró la satisfacción también del PSOE riojano por el acuerdo entre gobierno y agentes sociales en torno a reforma laboral, "un acuerdo al que damos nuestro apoyo porque persigue fin claro e importante para todos los ciudadanos, que es la creación de empleo estable".

Consideró que "es evidente que Gobierno de España cumple su compromiso de no hacer ninguna reforma laboral sin acuerdo, tras el 'decretazo' Aznar", al tiempo que apuntó que "se garantiza la paz social en los próximos años, y la creación de riqueza y empleo". "Es -dijo- un acuerdo histórico, por ser el primero global entre Gobierno y agentes sociales desde el firmado en 1981".

Aldama recalcó que se trata de "un acuerdo equilibrado, porque permite reducir temporalidad sin que trabajadores pierdan derechos ni se perjudique la necesaria estabilidad que requieren las empresas" y destacó que "no es una reforma menor".

Así, dijo que se ha trabajado en contratación temporal; en incentivos a la contratación, con uno nuevo para la contratación indefinida para mujeres que dejaron la actividad laboral hace 5 años; se actúa en la rebaja de las cotizaciones de los empresarios por el desempleo; se ha abordado la protección para desempleados, sobre todo en el caso de los fijos discontinuos; y se va a potenciar la Inspección de Trabajo, con más plantillas de inspectores y subinspectores.

"Estamos ante una reforma buena, pactada, consensuada. Lo que no se logra entender es cómo, ante este acuerdo, el presidente de La Rioja dice que es una reforma de mínimos, cuando no lo es, y que va a tener coste en 2006-2007 de 2.165 millones de euros. Un total de 360.000 millones de pesetas va a costar la reforma, no es una reforma menor", aseguró el dirigente socialista.

Calificó, además, de "rechazable que Pedro Sanz diga que al presidente del Gobierno de España sólo le preocupa la foto con esta reforma; le pido al presidente de La Rioja que se alegre cuando haya una buena noticia, porque se podrá pensar que, cuando él firma cualquier acuerdo con los agentes sociales, también lo hace por la foto". "Es una reacción casi como de rabieta que no viene a cuento", añadió.

Se refirió, por último, a la polémica de su entrevista con el ex-director de la Guardia Civil. "Si la polémica es si nos reunimos o no con el señor Arruche, qué mal le va al PP", afirmó Aldama, quien recalcó que "mi visita a dos Ministerios responde al interés del jefe de la oposición para conocer de la primera mano información del Gobierno central, para empujar en la misma dirección".

"Además, se trata de cerciorarse de si el PP dice la verdad en su política de oposición. Y no se verdad lo que dice: en tres o cuatro meses, vamos a demostrar que obras históricas de la comunidad se van no a desbloquear, sino a seguir su trámite administrativo. Las polémicas que se queden en Murrieta, que se queden allí con la bronca. Aquí estamos preocupados en otras cosas realmente importantes, como la reforma laboral", finalizó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies