Rescatados tres perros de razas potencialmente peligrosas con síntomas de maltrato y abandono

Operación contra el maltrato animal
GUARDIA CIVIL
Publicado 17/08/2018 11:13:07CET

   LOGROÑO, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional y el Grupo de Medioambiente de la Policía Local de Logroño han realizado una Operación conjunta contra el maltrato animal, la cual se ha desarrollado tras recibir una denuncia anónima que alertaba del estado de varios canes en una finca abandonada situada en el Camino Viejo de Oyón.

   Tras la recepción de esta información en la mañana del 10 de agosto, funcionarios del Grupo III (UDEV) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Logroño, encargado de la investigación de este tipo de delitos, junto con agentes del Grupo Medioambiental de Policía Local, procedieron a la entrada inminente en la finca, acompañados de un veterinario del Centro de Acogida de Animales de Logroño, quien confirmó el estado crítico de salud e higiene de los animales, siendo todos ellos intervenidos por los agentes policiales.

   Fueron hallados en el interior de la finca tres perros de los considerados potencialmente peligrosos, un American Staffordshire Terrier y dos Pitbull, Todos ellos se encontraban en un estado lamentable, algunos encadenados y todos ellos sin comida ni agua a su alcance. Presentaban multitud de heridas en diferentes estados evolutivos, mordedoras además de cicatrices tanto antiguas, como recientes careciendo de las más mínimas condiciones higiénico-sanitarias exigibles.

   El tipo de raza de los perros rescatados, así como las lesiones que presentan hace pensar a los investigadores que pudieran estar siendo utilizados para "peleas de perros", las cuales son totalmente ilegales.

   Además en el momento de la intervención policial en la finca, la cual estaba siendo utilizada ilegalmente, al menos por la persona detenida, fue localizada una plantación de plantas de marihuana, las cuales estaban siendo cultivadas en el interior del perímetro de la finca, coincidiendo con la zona que estaba custodiada por el perro de raza American Staffordshire Terrier, siendo evidente que la ubicación del animal no era casual si no que este animal realizaba labores de custodia en el acceso de terceras personas a la plantación, hechos que constituyen un delito contra la salud pública.

   De los tres animales rescatados, dos de ellos estaban identificados mediante microchip, uno de ellos había sido denunciado como sustraído de una finca cercana hacía semanas y el otro American Staffordshire resultó propiedad de la persona detenida, desconociendo la procedencia del tercero.

   Así pues al detenido, un varón residente en esta capital y con antecedentes policiales, se le imputa además de un delito de maltrato animal, otro delito contra la salud pública y otro de hurto de animal doméstico.

   Los tres animales fueron trasladados al Centro de Acogida de Animales de Logroño, donde se encuentran recibiendo atención veterinaria hasta completar su total recuperación.

   El maltrato animal está sancionado en el Código penal, en concreto en su artículo 337, con penas que van desde los tres meses hasta los dieciocho meses de prisión, además de la posible inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de estos.