Salamero, "satisfecho" con la regulación de las indicaciones de vinos de 'pueblo' y 'zona' del actual sistema de Rioja

                          Rueda De Prensa Del Consejo Regulador De La Doca
EUROPA PRESS
Publicado 11/08/2017 14:15:00CET

   Además, ABRA ha puesto de manifiesto que desistirá de su solicitud para el reconocimiento de una DOP denominada 'Viñedos de Alava'

   LOGROÑO, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la DOCa Rioja, Fernando Salamero, ha asegurado sentirse "satisfecho" tras los acuerdos alcanzados este viernes en el Pleno del Consejo Regulador en donde se ha aprobado la puesta al día de la regulación de las indicaciones de zona, "un cambio de nombre para las subzonas que expresa mejor la filosofía de lo que Rioja quiere transmitir" y municipio o pueblo, con el objetivo "de darles mayor visibilidad".

   Además Salamero ha querido agradecer la concienciación de todos los asistentes al Pleno ya que los acuerdos han sido aprobados por unanimidad. Con estos acuerdos, y de forma personal, Salamero cumple un reto con el que se siente "satisfecho".

   Durante una breve intervención en rueda de prensa, Salamero ha destacado que hoy "el buque insignia de los vinos de calidad españoles culmina una estrategia importante" que se produce tras un debate "arduo y extenso" tal y como "la importancia del proyecto exigía", ha afirmado Salamero.

   En concreto, el Pleno de este viernes ha aprobado la puesta al día de la regulación de las indicaciones de zona y municipio o pueblo. Se satisfacen así igualmente las inquietudes de los operadores, líderes de opinión y consumidores finales, que demandan una mayor información sobre la gran diversidad de vinos que actualmente ofrece al mercado la D.O. Ca. Rioja mediante su identificación en el etiquetado.

   Dichas indicaciones geográficas, ha destacado Salamero, "complementarán su tradicional y exitosa gama de vinos elaborados mediante ensamblaje de distintas procedencias".

   Tras regular un procedimiento de trazabilidad en 1998 "que permitía que los nombres de los municipios o Rioja Alta, Rioja Alavesa o Rioja Baja aparecieran en el etiquetado", el Consejo ha dado un paso más contemplando situaciones en las que los elaboradores cultivan viñedos en localizaciones limítrofes, de manera que se permitirá la incorporación de hasta un 15% del volumen de uva en estas condiciones.

   Así las cosas, el requisito será una vinculación prolongada del viñedo, que obedecerá a un proyecto permanente y evitará especulaciones. Este margen de tolerancia se enmarca en las posibilidades que ofrece la normativa comunitaria.

   Además, y como otra de las novedades, se encuentra el aumento de tamaño para la representación de los pueblos o de las ahora denominadas zonas. Hasta ahora el tamaño de estas indicaciones se limitaba como máximo a dos tercios del que tenía "Rioja".

   Desde ahora se podrán representar en igualdad de condiciones, con el único requisito de que no destaquen más que el nombre de la Denominación. Finalmente, los elaboradores de vinos de pueblo distinguirán estas marcas de otras.

CONSTITUCIÓN DE UNA COMISIÓN

   Con el fin de pilotar la implementación de estos cambios y lograr el adecuado desarrollo de los mismos, "existe una apuesta por la promoción de estas indicaciones" para lo que se ha recuperado la constitución de una Comisión "para entender de la materia", que presidirá un alavés, Ramón Emilio Muro Aguirrebeña, representante de las Cooperativas del Territorio Foral.

   Salamero ha destacado que además se ha planteado que la zona de Rioja Baja pase a llamarse Rioja Oriental "para lo cual se explorará en los próximos meses su viabilidad legal y comercial".

   De esta manera, Rioja "sigue enriqueciendo su actual abanico de categorías e identificaciones dentro del proceso de mejora continua en el que está inmersa, buscando siempre reforzar su posicionamiento como una de las regiones referente del segmento de vinos de calidad en el mercado mundial".

   Esta ordenación de la actual oferta de vinos establece unos requisitos que permiten garantizar la calidad del producto y la veracidad de las indicaciones del etiquetado.

   El primer hito de este periodo de dinamismo fue la revisión de las definiciones de sus categorías tradicionales Reserva y Gran Reserva, con la determinación de un período mínimo de permanencia en botella en la primera, obligatorio desde el 1 de enero de 2019, y la flexibilización de uno de los años de envejecimiento en botella en la segunda, junto con la posibilidad de elaborar vinos monovarietales blancos a partir de cualquiera de las variedades autorizadas.

Le siguieron la aprobación de la nueva indicación para vinos procedentes de 'Viñedos Singulares', así como la regulación de la elaboración de vinos espumosos de calidad, que ahora se han completado con los vinos de municipio y de zona.

   En la misma sesión, ABRA ha puesto de manifiesto que desistirá de su solicitud para el reconocimiento de una DOP denominada 'Viñedos de Alava'.

   La nueva realidad que inspira la Denominación, el fondo de comercio, su prestigio y el reconocimiento del mercado, son, sin lugar a duda, "muestra de la mejor apuesta de futuro que un operador puede realizar", ha finalizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies