Sanz afirma que la variante de Entrena "es el compromiso del Ejecutivo por las grandes infraestructuras"

Actualizado 20/10/2010 14:04:09 CET

LOGROÑO, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado el desarrollo de las obras de la variante de Entrena, iniciadas el pasado mes de diciembre y que estarán concluidas en la primavera próxima. En su visita, Pedro Sanz ha estado acompañado por el consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, así como por el alcalde de la localidad, Esteban Pérez.

Este acto ha servido para expresar el orgullo por el avanzado estado de construcción de una variante que "manifiesta el compromiso del Gobierno de La Rioja por las grandes infraestructuras de inversión pública".

Pedro Sanz ha recordado que esta obra, que marcha en los plazos previstos, se encuentra en un avanzado estado de ejecución (superior al 50 por ciento) por lo que podrá estar concluida esta primavera. El máximo responsable del Ejecutivo regional ha recordado que esta variante es la quinta que acomete en la actualidad la Consejería de Obras Públicas (la de Castañares está próxima a terminar mientras que ya se trabaja en los proyectos de las de Fuenmayor, Murillo y Ventas del Baño), lo que ratifica el impulso del Gobierno de La Rioja por "disponer de las mejores infraestructuras de titularidad autonómica".

Por lo que respecta al estado de las obras, los movimientos de tierra -principal complicación técnica que presenta esta infraestructura- se encuentran en avanzado estado de desarrollo al tiempo que ya se han construido tanto las pequeñas como las grandes obras de fábrica (se han instalado dos galerías, una en el punto kilométrico 0,800 para salvar el barranco de la Yasa y otra en el 1,5 que conduce al Cementerio). Igualmente, funcionan con normalidad los desvíos provisionales a Nalda (extremo sur de la variante) y Sojuela.

Después la variante de Castañares de Rioja, que se encuentra en su última fase de ejecución, la de Entrena es la principal infraestructura puesta en marcha por la Consejería de Obras Públicas ya que implica una inversión cercana a los siete millones de euros. Esta obra está siendo ejecutada por una empresa riojana, Ismael Andrés.

UNA SOLUCIÓN PARA EL TRÁFICO PESADO

Con la construcción de esta variante se permitirá liberar el núcleo urbano del tráfico que, a diario, transita por la localidad. En concreto, y como consecuencia de la apertura del túnel de Piqueras, se evitará el paso de los más de dos mil vehículos (una parte significa de los mismos correspondientes a vehículos pesados) que en la actualidad utilizan esta vía. Además, la importancia de la variante radica en que la LR-137, carretera por la que transcurre la variante, conecta cuatro ejes fundamentales de la estructura viaria de La Rioja: la N-111, la N-232, la AP-68 y la A-12.

La variante tendrá una longitud de 3,5 kilómetros y una plataforma de diez metros de ancho, con tres intersecciones en los puntos kilométricos 0,6, en el 1,3 y en el 3,4 (estas dos últimas estarán conformadas por dos glorietas de 70 metros de diámetro) para canalizar las conexiones con las carreteras a Sojuela y Medrano así como los propios accesos al municipio Entrena.