La semana próxima se inician las obras del Area Pacificada de la zona oeste, que estará finalizada para julio

Plano del proyecto de Area Pacificada en la zona oese
EUROPA PRESS
Publicado 22/02/2018 13:36:22CET

   LOGROÑO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La próxima semana se iniciarán las obras del Area Pacificada de la zona oeste de Logroño, "con lo que estará finalizada para julio", según ha avanzado este jueves la alcaldesa Cuca Gamarra, momentos antes de reunirse con vecinos de la zona, la asociación de comerciantes ZOCO, y representantes del colegio Milenario de la Lengua, a quienes ha dado a conocer el proyecto y el comienzo de los trabajos.

   Gamarra ha detallado que la intervención se iniciará por la calle Ramírez de Velasco, que se convertirá en pacificada con la creación de 'orejas' elevadas en las intersecciones con las calles Gonzalo de Berceo y Marqués de Murrieta.

   Otra de las principales actuaciones será la que se llevará a cabo en la calle Beratúa, que pasará a ser residencial, es decir, de plataforma única, para facilitar la accesibilidad universal y el tránsito continuo de peatones, con la elevación a partir de las intersecciones con Valcuerna y Conde Superunda.

   Las obras de pacificación del área delimitada por las calles Gonzalo de Berceo, Marqués de Murrieta y Carmen Medrano, están incluidas dentro del Plan de Movilidad Urbano Sostenible de Logroño (PMUS), y será la primera zona integral pacificada de la ciudad.

   "Se trata de seguir dotando a la ciudad de más zonas de calles pacificadas -ha explicado la alcaldesa-, con el objetivo de posibilitar un uso eminentemente residencial, donde convivan peatones, bicicletas y vehículos de una forma segura".

   "Para el diseño y elaboración de este proyecto se ha contado con las opiniones de todos, vecinos y comerciantes, y por eso se abrió un proceso participativo, tras el que se modificaron y adaptaron algunos detalles en función de las propuestas recibidas", ha dicho Gamarra.

   El proyecto presentado a los vecinos cuenta con un presupuesto de 281.580 euros, que llevará a cabo la empresa Calidad, Organización y Vivienda, e incluye la creación de 'orejas' mediante la ampliación de anchura de las aceras existentes en la zona de paso de peatones en las intersecciones de la calle Ramírez de Velasco con las calles Gonzalo de Berceo, Valcuerna, Conde Superunda y Marqués de Murrieta.

   También plantea la protección de las aceras en la zona del colegio Milenario de la Lengua, mediante barreras físicas que conduzcan el movimiento de los peatones por itinerarios seguros y a la vez que protejan a los peatones de la invasión accidental de vehículos en movimiento.

   Además, como ha destacado la primera edil, se contempla la peatonalización de la calle Beratúa (en el tramo comprendido entre Murrieta y Gonzalo de Berceo) con su transformación en una calle residencial, mediante plataforma única y la semipeatonalización de la calle Valcuerna.

REDUCCIÓN DE VELOCIDAD.

   Especialmente ha destacado la puesta en marcha de la 'Zona limitada a 30' en toda la manzana, "lo cual redunda en más seguridad vial". Se van a colocar señales 30 verticales y horizontales en las 'puertas de entrada' para distinguir estas vías del resto (en calle Ramírez de Velasco, Beratúa y Beneficiencia).

   Así, y según ha remarcado la alcaldesa, se trata de "dar mayor protagonismo a los peatones: las zonas pacificadas favorecen el encuentro social y un reparto más equitativo del espacio público entre distintos usuarios, por lo que se recupera la calle como lugar de convivencia".

   Y el principal objetivo para llevarlo a cabo es evitar el tráfico de paso: la reducción de la velocidad y la creación de circuitos cerrados de circulación disuade a los conductores con itinerarios de largo recorrido de utilizar el viario interno de la Zona 30 como un atajo.

   "Son medidas de moderación del tráfico, con pequeñas ampliaciones de acera o pequeñas reurbanizaciones ('orejas', badenes, desviación del eje de la trayectoria...) que facilitarán la continuidad de los peatones y ciclistas, ayudando a la seguridad vial y potenciando también la protección de los escolares en las salidas y entradas a sus centros educativos", ha detallado.

   En concreto, con la ampliación de las aceras en las esquinas se facilita el cruce de los peatones gracias a la disminución del espacio que han de recorrer en la calzada; además se evita el aparcamiento ilegal en esquinas, se reduce la velocidad del tráfico y la reducción del radio de giro de los vehículos.

   Y en líneas generales, el objetivo principal de todas estas actuaciones es el de reducir la velocidad del vehículo fomentando así la coexistencia entre todos (vehículos a motor y bicicleta) además de recuperar el espacio urbano para los peatones en las zonas centrales y residenciales de Logroño, incrementar la seguridad vial y potenciar los desplazamientos a pie y en bicicleta.

   Por otro lado, entre otras obras encaminadas a la mejora de la seguridad vial y protección, hay que recordar los trabajos para la mejora de los pasos peatonales de la calle Beatos Mena y Navarrete con Cigüeña, una actuación incluida también en el Plan de Movilidad Urbana sostenible de Logroño (PMUS) y, que tiene como objetivo principal la mejora de accesibilidad en los itinerarios peatonales, teniendo en cuenta la inseguridad de los cruces de la calzada.

   Y también la actuación en la calle Vélez de Guevara, actualmente en la segunda fase, que incluye la reurbanización y remodelación de esta zona con el mismo objeto de favorecer la seguridad peatonal.

SIETE AREAS PACIFICADAS.

   En 2014 comenzaron los trabajos para la creación de diferentes áreas pacificadas en la ciudad, que continúan durante este año.

   Concretamente serán siete zonas de Logroño en las que se actuará: Gran Vía, Pérez Galdós, Chile y República Argentina; Pérez Galdós, Huesca, Chile y República Argentina; Avenida de la Paz, Madre de Dios, Luis de Ulloa y Circunvalación; el entorno del CEIP Vicente Ochoa; entorno del CEIP Bretón de los Herreros; entorno Ayuntamiento y Escuelas de Arte.