El Seprona ha investigado a un vecino de La Rioja por la utilización de cebos envenenados en el medio natural

R/ Nota De Prensa Y Fotos
GUARDIA CIVIL
Publicado 06/04/2018 9:53:11CET

   LOGROÑO, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil Guardia Civil en La Rioja, han investigado a un varón de 63 años, natural y vecino de esta Comunidad Autónoma, por su presunta implicación en un delito relativo a la protección de la flora y de la fauna.

   Como explica el Instituto Armado en un comunicado, en una de las fincas que cultivaba el investigado, los agentes localizaron e intervinieron un total de 10 cebos envenenados a base de trozos de carne de conejo o liebre, así como fauna muerta a consecuencia del veneno.

   Para su localización, se contó con "Tiétar", un perro entrenado exclusivamente para localizar los diferentes tipos de sustancias tóxicas que se suelen utilizar en la confección de "cebos envenenados".

   El veneno hallado denominado "Aldicarb" es altamente peligroso y se ha convertido en una de las mayores amenazas para la biodiversidad, especialmente para las especies en peligro de extinción.

   Este tóxico provoca el envenenamiento en una primera fase de todos los animales que ingieren el cebo, que al morir se convierten en alimento para otras especies, que pasan el efecto de la intoxicación a la cadena trófica en una segunda fase y sucesivas.

   Su letalidad es tal que 5 gramos pueden causar la muerte a más de 1.000 zorros, 11.000 milanos y 50.000 cernícalos.

INICIO DE LAS ACTUACIONES.

   A finales de noviembre de 2017, la Guardia Civil constató la muerte de dos perros de caza tras haber ingerido algún tipo de veneno. Este hecho motivó que agentes del Seprona y agentes forestales del Gobierno de La Rioja, procedan a rastrear la zona en la que se movieron los animales fallecidos pertenecientes a los términos municipales de Anguiano, Matute y Tobía.

   Durante estas inspecciones, se localizaron los cadáveres de otras especies (garduñas, jineta, gatos domésticos y musarañas), además del cebo envenenado que les pudo causar la muerte, un conejo abierto en canal con veneno su interior.

   El análisis toxicológico realizado por el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) de Ciudad Real (laboratorio concertado por la Consejería de Medio Ambiente de La Rioja), determinó que la muerte de los animales se debió a la ingesta del tóxico Aldicarb.

   Es un producto con una alta peligrosidad para la fauna que lo ingiere, por lo que agentes del Seprona solicitaron la colaboración de la Unidad Canina del Servicio Cinológico de la Guardia Civil en Madrid, que cuenta con perros entrenados para la localización de cebos envenenados.

   Una vez que el Seprona y Forestales de La Rioja finalizaron el rastreo más de 100.000 m2 de terreno perteneciente a los términos municipales de Anguiano, Matute y Tobía, y constataron que no había rastro del plaguicida Aldicarb, las actuaciones se centraron sobre un varón residente en Logroño, que cultivaba una finca en el término municipal de Anguiano y que posee antecedentes por el uso de cebos envenenados en el medio natural.

   La inspección realizada en la citada finca con la ayuda del perro de la Guardia Civil "Tiétar", ha servido para localizar e intervenir un total de 10 cebos envenenados, fabricados con trozos de carne de conejo a los que se les añadió el tóxico Aldicarb, cuya venta está prohibida en toda la Unión Europea desde 2007.

   La investigación determinó que el presunto autor de estos hechos ocultó los cebos envenenados entre la vegetación de su finca y en los lugares de paso a la misma, con la intención de causar el envenenamiento a la fauna silvestre y doméstica que transita por su parcela, y proteger de esta forma sus cultivos de coles y maíz.

   La utilización de cebos envenenados está recogido como "delito" en el Código Penal (Delito Contra la Flora y la Fauna); que establece penas que pueden llegar a dos años de prisión.

Contador