El servicio de teleasistencia garantiza a más de 2.400 dependientes riojanos la seguridad y la atención en sus domicilio

 

El servicio de teleasistencia garantiza a más de 2.400 dependientes riojanos la seguridad y la atención en sus domicilio

El consejero de Salud, José Ignacio Nieto, y la directora general de SS, Corral
EUROPA PRESS
Actualizado 07/05/2013 14:40:55 CET

LOGROÑO, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El servicio de teleasistencia garantiza en la actualidad la seguridad y la atención a 2.461 dependientes riojanos que residen en sus domicilios, lo que supone un 4,3 por ciento más que el año anterior en el que se atendió a 2.358 usuarios.

El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por la directora general de Servicios Sociales, Carmen Corral, ha presentado hoy los últimos datos del servicio de teleasistencia, cuyo tiempo medio de tramitación de esta ayuda se ha reducido en 28 días en apenas tres años.

Este dato "deja patente el esfuerzo de la Consejería por dar una respuesta rápida y eficaz a las necesidades de los ciudadanos más vulnerables, haciendo que dispongan cuanto antes de los servicios que necesitan", ha indicado el consejero.

Nieto ha explicado que "se trata en su mayoría de personas mayores o con discapacidad que viven solos o pasan grandes periodos de tiempo solos y a los que este servicio les permite seguir viviendo en sus domicilios, como ellos mismo desean, con todas las garantías de seguridad, independencia y autonomía personal que necesitan".

EL SERVICIO

En la actualidad, el Gobierno de La Rioja destina a este servicio, que se gestiona a través de un convenio con Cruz Roja, 1,1 millones de euros al año. En él trabajan 29 profesionales que ofrecen atención 24 horas durante 365 días al año.

La teleasistencia fija se realiza dentro del domicilio a través de un dispositivo o teléfono fijo que puede llevar asociado más dispositivos periféricos, adaptados a deficiencias sensoriales, que identifican y alertan de posibles situaciones anómalas dentro del domicilio como falta de movilidad, caídas o fugas de gas o monóxido de carbono.

El año pasado, 33 usuarios dispusieron del detector de caídas; 13, del detector de humos; 12, del detector de gas; cuatro, del avisador para la toma de medicinas y dos del detector de inundación. Además, 21 utilizaron el kit para personas con discapacidad auditiva y nueve el teléfono de teclas grandes.

INCIDENCIAS

El 95,5 por ciento (44.228) de las incidencias registradas en 2012 fueron de nivel uno, lo que implica atención y respuesta verbal por parte de los trabajadores. Son consultas, petición de ayuda o comunicación de datos.

El 4,5 por ciento restante se corresponden con incidencias de nivel dos ó tres, que suponen la movilización de recursos y, si es necesario, la derivación a especializados, en su mayor parte de tipo sanitario. Así, el 51 por ciento fueron urgencias médicas, el 45 por ciento fueron caídas y emergencia social y el 4 por ciento, consultas médicas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies