El Servicio de Teleasistencia para personas dependientes ha incrementado sus usuarios un 46% en el último año

Actualizado 25/01/2012 13:35:47 CET

LOGROÑO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Teleasistencia para personas dependientes ha incrementado sus usuarios un 46% en el último año. El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, ha visitado hoy la oficina autonómica de Cruz Roja Española en Logroño donde ha presentado el balance del servicio de Teleasistencia que financia el Gobierno de La Rioja y que gestiona esta entidad.

Se trata de un servicio que apoya la permanencia en su domicilio de personas dependientes, proporcionándoles una atención personalizada que mejora su seguridad, su independencia y autonomía personal, además de proporcionarles compañía en la vida cotidiana e integración en su entorno habitual.

José Ignacio Nieto, que ha estado acompañado por la directora general de Política Social, María Martín, y por el presidente autonómico de Cruz Roja Española en La Rioja, Fernando Reinares, ha señalado el incremento de usuarios que ha experimentado este servicio en 2011: "Hemos pasado de tener 1.378 usuarios en 2010 a tener 2.011 en el último año, lo que supone un crecimiento del 46%".

Para Nieto, la clave de este incremento se halla en el equipo humano que presta el servicio, compuesto por 21 profesionales que se dedican a él de forma exclusiva, y la seguridad y confianza que ofrecen a los ancianos.

No en vano, en las encuestas de valoración del servicio en 2011, la nota media que dan los usuarios es de 9,06 puntos sobre diez, destacando especialmente la capacidad de escucha del personal, su disposición a ayudar, su amabilidad, la claridad de la información recibida, el asesoramiento plateado y la profesionalidad del equipo.

El servicio, al que el Gobierno de La Rioja destina un millón de euros cada año, se sirve de la línea telefónica y de un equipamiento de comunicaciones e informático específico, con apoyo de los medios personales necesarios. En concreto, son tres tipos de dispositivos que se instalan en los domicilios de los usuarios en función de las necesidades que presenten: teleasistencia fija, teleasistencia móvil y telelocalización.

La teleasistencia fija, que prestó servicio a 1.964 personas en 2011, se realiza únicamente dentro del domicilio a través de un dispositivo o terminal de telefonía fijo.

Dependiendo de las necesidades de la persona, podrá llevar asociados uno o más dispositivos periféricos, adaptados a deficiencias sensoriales, que identifican y alertan de posibles situaciones anómalas dentro del domicilio como la falta de movilidad, caídas o fugas de gas o monóxido de carbono, etc.

El año pasado, 27 usuarios dispusieron del detector de caídas; 9, del detector de humos; 7, del detector de gas; 3, del avisador para la toma de medicinas y 2 del detector de inundación.

La teleasistencia móvil actúa dentro y fuera del domicilio del usuario, a través de terminales de telefonía móviles adaptados tecnológicamente para el uso por personas mayores y/o con determinadas discapacidades. En 2011, 6 personas dispusieron de este servicio.

Por último, tenemos la telelocalización, que el año pasado usaron 3 personas y que consiste en la utilización de dispositivos que emitan alarmas y permitan la localización de forma remota de la persona usuaria ante situaciones potencialmente peligrosas en una zona delimitada de seguridad o riesgo.

TIPO DE INCIDENCIAS.

En cuanto al tipo de incidencias que se registraron en 2011, el 96% (52.042) son de nivel 1, que implica una atención y una respuesta verbal por parte de los trabajadores. Se trata de consultas, comunicación de datos o petición de ayuda.

El 4% restante se corresponden con incidencias de nivel 2/3, que suponen la movilización de recursos y, si es necesario, la derivación a especializados, en su mayor parte de tipo sanitario. En 2011, el 49,5% fueron urgencias médicas, el 40,13% fueron caídas y emergencia social y el 10,36%, consultas médicas.

Todas las incidencias son atendidas por un equipo de 21 profesionales dedicados exclusivamente a este servicio: 1 director de servicio; 2 coordinadores; 9 teleoperadores; 2 instaladores y mantenedores de equipo; y 9 conductores de unidades móviles, repartidas entre Arnedo, Alfaro, Calahorra, Santo Domingo de la Calzada, Haro, Nájera y dos en Logroño.

Ellos gestionan las llamadas, se comunican con los ancianos y se trasladan inmediatamente a su domicilio ante una emergencia. Además, gestionan una media de 6.340 agendas al mes, lo que incluye felicitaciones, avisos de citas médicas, avisos de toma de medicación, seguimientos tras una emergencia, etc.

Del perfil de los usuarios cabe destacar que el 57% son mujeres (en 2010, suponía el 72%). El 31,5% (635) tienen una dependencia de Grado II; el 31,1% (626) no tienen grado de dependencia; el 21,8 (439) tienen un dependencia de Grado I; y el 15,4% (311) la tienen en Grado III. La mayoría vive en Logroño, 1.171 usuarios, lo que supone el 58,5%. Le sigue Rioja Alta, con el 17%; Rioja Baja, con 14.8% y por último Rioja Centro, con el 9,7%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies