La tercera fase de Vélez de Guevara se licitará a fin de año y se iniciará en el primer trimestre de 2019

Calle Vélez de Guevara, una de las inversiones previstas
GOOGLE MAPS - Archivo
Publicado 29/08/2018 12:26:34CET

   LOGROÑO, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La tercera y última fase de las obras para la remodelación de la calle Vélez de Guevara se licitarán antes de fin de este año y su ejecución, con un plazo de ocho meses, se iniciará en el primer trimestre de 2019.

   Así lo ha avanzado este miércoles la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, quien ha presentado a los vecinos de la zona los detalles de los trabajos, que contarán con un presupuesto de licitación de 750.000 euros, y con el que finaliza la reurbanización de esta vía céntrica, nexo de unión entre Gran Vía y Duques de Nájera.

   La nueva fase, que abarca desde la calle Torremuña hasta Duques de Nájera, mantendrá el esquema mixto de tráfico peatonal y rodado, conservando un tráfico rodado lento, de zona 30, y zonas de aparcamiento, como ya se ha ejecutado en los dos tramos anteriores (Vitoria-Pérez Galdós y Pérez Galdós-Torremuña).

   "La actuación en este tramo supone una continuidad de las características de lo que ya se ha ejecutado, en un ejemplo de la ciudad que queremos y en cuyo diseño han participado los vecinos. Desde el Ayuntamiento consideramos que su participación activa en el diseño de la zona donde desarrollan la mayor parte de su actividad es fundamental, por lo que seguiremos impulsando este modelo de democracia participativa", ha destacado la alcaldesa.

   "La reurbanización de Vélez de Guevara llega a su fin con esta tercera fase, en un proyecto coordinado -ha explicado Gamarra-. A esta forma de hacer ciudad entre todos, se suma la búsqueda constante del modelo de ciudad sostenible que también a todos beneficia, ese equilibrio entre zona peatonal y de tránsito de vehículos en la que la seguridad del peatón debe ser prioritaria y constante en todos los proyectos que van renovando nuestra ciudad".

LA OBRA.

   Esta zona abarca una extensión de 215 metros, que se prolonga a lo largo de dos manzanas, divididas por la calle Huesca. En esta intersección se creará un cruce elevado para reducir la velocidad, como ya se realizó en la intersección con Torremuña en la segunda fase, y proteger el cambio de aceras del peatón.

   De esta forma, se reducirá el paso de los vehículos y aparecerán pequeñas zonas de estancia para los viandantes, donde se instalarán jardineras que separarán y protegerán al peatón del tráfico y enfatizarán su presencia en la vía.

   Como ya se ha realizado en las fases anteriores, con esta intervención se ha enfatizado el espacio de circulación de los peatones, duplicando la superficie de las aceras existentes, pasando de 2.10 y 1,80 a 4,00 metros cada una, y manteniendo un tráfico rodado lento (velocidad limitada a 30 km/h), el mantenimiento de una línea de aparcamiento y la incorporación de un paso elevado.

   Además de las encaminadas a la seguridad del peatón, la obra también incluirá intervenciones como la reordenación de la calle, con ampliación de aceras; renovación de tuberías de abastecimiento mediante Fundición Dúctil 150 mm de diámetro; creación de nuevos pozos de registro para recogida de nuevos sumideros; y renovación de la red de alumbrado público.

   Igualmente, se llevará a cabo la remodelación y mejora del pavimento de las aceras; remodelación y mejora del pavimento de calzada y aparcamiento mediante capas asfálticas; señalización horizontal y vertical (zona 30); y se instalará nuevo mobiliario urbano, bancos, papeleras, aparcabicis, vallas de contención o jardineras.

   Por último, como ha destacado Cuca Gamarra, se realizará la ejecución de cruce elevado en las intersección de calle Huesca, la creación de una zonas de carga y descarga, la implantación de arbolado de alineación en la margen oeste (gingko biloba y laurus nobilis), y la mejora de las infraestructuras urbanas en el entorno en concreto varias actuaciones en la red de telecomunicaciones, Iberdrola y Gas Natural.

520 METROS DE ACTUACIÓN.

   Vélez de Guevara es una céntrica calle del núcleo urbano, muy frecuentado por niños y personas mayores al estar radicada en ella dos colegios -Rey Pastor y Vélez de Guevara-, una parroquia, sede de una asociación de mayores, Valvanera, y la sede de la cofradía de Nuestra Señora de la Piedad, con lo que el incremento de la seguridad ha sido también elemento muy valorado.

   Tiene una extensión de 520 metros de largo y 14 de ancho y se prolonga desde Vitoria hasta Duques de Nájera. En esta Legislatura se ha llevado a cabo su entera renovación.

   Los tramos en que se ha dividido esta obra han sido la reurbanización de la calle Vélez de Guevara entre Vitoria y Pérez Galdós, por un importe de 504.750 euros; el del tramo entre la calle Pérez Galdós y Torremuña, con una inversión de 369.283 euros; y la reurbanización entre la calle Torremuña y avenida Duques de Nájera, con un presupuesto de licitación de 750.000 euros y 8 meses de ejecución.

Contador