Un total de 59 conductores han dado positivo en el drogotest en su primer año, 3 de ellos denunciados por delito

Sáinz y Arasa muestran un kit de drogotest
EUROPA PRESS
Actualizado 27/11/2012 14:44:48 CET

LOGROÑO, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un total de 59 conductores han dado positivo en Logroño tras habérseles realizado la prueba del drogotest, tres de los cuales han sido denunciados por delito contra la seguridad vial. Así lo ha afirmado este martes el concejal de Interior, Miguel Sáinz, quien ha hecho balance del primer año de implantación de esta prueba en la ciudad.

En rueda de prensa, Sáinz ha asegurado que "el balance es muy positivo, por encima de las previsiones" y ha recordado que la Policía Local de Logroño comenzó a utilizar el drogotest a mediados de septiembre de 2011, "justo antes de las fiestas de San Mateo".

"Vamos ganando la batalla al alcohol al volante, y hemos empezado la cruzada contra las drogas", ha recalcado el concejal de Interior quien ha dado por cumplidos "sus dos principales objetivos: disuadir a los conductores de consumir drogas y evitar riesgos para la seguridad de peatones y conductores".

Los números ponen de manifiesto "las ventajas del drogotest", según ha detallado Miguel Sáinz, que ha recordado que, antes de su entrada en funcionamiento, "había que desplazar al conductor a un centro médico para hacerle un análisis de sangre, mientras que ahora se hacen las pruebas en el mismo lugar".

Esta circunstancia ha motivado el aumento de las pruebas. Así, Sáinz ha señalado que, en 2010 se practicaron 7 pruebas y en 2011, 8. "Sólo en su primer año con el drogotest la Policía Local ha hecho 88 pruebas a pie de carretera, diez veces más, pasando de una media de una a ocho pruebas al mes", ha añadido.

MÁS CIFRAS.

En números totales, el primer año de drogotest se cierra con un 67% de positivos. De las 88 pruebas practicadas, 59 fueron positivos y 29 negativas. Es decir, ha dicho Sáinz, "la Policía Local ha interceptado y apartado de la circulación a un total de 59 conductores en un año, cuando sin drogotest se daba una media de sólo seis y ocho positivos al año por consumo de drogas".

Un dato que ha considerado "especialmente interesante es la evolución del porcentaje de positivos durante este año", y ha explicado que, durante los primeros tres meses el drogotest fue noticia en los medios de comunicación.

Por ello, su presencia "se extendió rápidamente entre los conductores, muy especialmente entre los conductores habituales del ocio nocturno". En esos primeros tres meses, la Policía Local practicó 20 pruebas con un total de 16 positivos, es decir, hasta un 80% de positivos.

Según ha subrayado el concejal de Interior, el drogotest "ha surtido el deseado efecto disuasorio ya que progresivamente ese alto porcentaje de positivos ha ido cayendo": en los siguientes nueve meses, ese porcentaje ha ido bajando, con 68 pruebas con 43 positivos, el 63%, hasta cerrar el primer año de drogotest en un porcentaje del 67% de positivos en términos globales".

PROCEDIMIENTO.

Sáinz ha detallado el procedimiento del drogotest. La Policía Local hace el drogotest una vez que los conductores sospechosos han dado negativo en alcohol. La Policía Local toma una muestra de la saliva del conductor a través de un bastoncillo que luego se deposita en una cápsula.

Si aparece una línea blanca en la cápsula, la persona ha consumido algún tipo de droga. Posteriormente se realiza un análisis confirmatorio en un laboratorio para corroborar si se han consumido drogas al volante.

Tras registrarse el positivo y sobre la calzada, la Policía Local realiza las diligencias de signos externos y análisis de la conducción para concretar el grado de influencia del consumo de drogas o alcohol en la conducción. "Esta comprobación -ha señalado- determina, en el caso de las drogas, el paso de sanción administrativa a delito".

Sólo 3 de los 59 positivos se tipificaron como posible delito contra la seguridad vial del artículo 379 del Código Penal, "y hoy sus conductores se enfrentan en los Juzgados a la privación del carnet por un tiempo de entre uno y cuatro años y una pena de prisión de tres a seis meses o trabajos en beneficio de la comunidad de hasta 90 días".

El resto de positivos se han sancionado como una infracción administrativa a La ley de Seguridad Vial con 500 euros y seis puntos de sanción.

Las sustancias más habituales en los positivos registrados son, por este orden, cannabis, cocaína y anfetaminas, cuyos efectos sobre la conducción son muy variables, y van desde la conducción agresiva y eufórica de la cocaína y las anfetaminas hasta la conducción depresiva y falta de concentración y reflejos ocasionados por el cannabis.

Con estos datos el Concejal ha valorado como "excelente" el trabajo realizado por la Policía Local con el drogotest, del que ha destacado, incluso, que, para el año próximo, se ha reducido su coste: de 25 a 8 euros el kit y de 100 euros a 80 los análisis de confirmación.

"La prueba se ha revelado como un instrumento disuasorio y realmente eficaz para mejorar la seguridad vial en la ciudad, que se une a los controles rutinarios de documentación y a los de alcoholemia que hace la Policía Local", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies