Tráfico espera que el carné por puntos haga reducir un 3% los accidentes con víctimas en La Rioja en medio año

Actualizado 30/06/2006 19:43:17 CET

LOGROÑO, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El jefe provincial de Tráfico, Jose Joaquín Pérez Micolau, estimó hoy que la puesta en marcha del 'carné por puntos', que entra en vigor mañana, hará que, en La Rioja, se reduzcan los accidentes un tres por ciento en los seis primeros meses de aplicación. Una previsión que calificó de "prudente"".

Micolau ofreció hoy una rueda de prensa en la que, además, consideró que, cuanto esta licencia cumpla un año, 8.000 riojanos habrán perdido puntos, cuatrocientos deberán recuperarlos en los centros de 're-educación' y cuarenta perderán la licencia de conducir.

Para esta re-educación, adelantó, La Rioja contará con tres centros acreditados que coincidirán con auto-escuelas, aunque Micolau subrayó la diferencia existente entre ambas funciones. Mañana comenzará a funcionar en Logroño el primero de estos centros, el 1 de octubre lo hará el de Calahorra y el 1 de enero de 2007 el de Haro.

El jefe provincial de Tráfico subrayó la "envergadura" del proceso que mañana comienza. Así, explicó que, para Tráfico, hay cuatro etapas en la seguridad vial: la primera se marcó en 1900 con la puesta en marcha del permiso de conducir; la segunda, en 1934 con la entrada en vigor del Código de Circulación.

La tercera, en 1990 con "la Ley de Seguridad Vial que ayudó, en aquel momento, a reducir la siniestralidad" y, una cuarta, se inicia mañana, 1 de julio de 2006, con la puesta en marcha del 'carné por puntos'. En La Rioja, según dio a conocer, afectará a 175.000 conductores, de los que 160.000 partirán con doce puntos y 15.000 con ocho porque la antigüedad de su permiso es menor a tres años.

El permiso por puntos, explicó, tiene sentido "porque es intolerable y una lacra social, la violencia vial; no se puede soportar". En este sentido, aseguró que, desde 1980 hasta 2005, en España "han desaparecido una ciudad como Logroño y una provincia como Teruel".

"Esto no puede tolerarlo una sociedad", indicó, "de ahí la justificación y la razón de ser de esta medida". Por tanto, afirmó, "el objetivo es modificar la actitud vial de los conductores y, con ello, obtener una reducción de la siniestralidad".

Micolau subrayó que el 'carné por puntos' convivirá con el sistema de sanciones ordinario y que se trata de un sistema que cambia el concepto del carné de conducir, ya que no es un derecho adquirido, sino un título de confianza que otorga la sociedad. "Una confianza que, si se pierde, significa realizar un curso de recuperación total, de seis meses, y de un examen teórico", señaló.

El jefe provincial agradeció la disposición de los Ayuntamientos riojanos a colaborar con Tráfico en facilitar datos de los accidentes urbanos (que competen a los municipios y no a la dirección general), con excepción de "uno" que eludió, en reiteradas ocasiones, a facilitar su nombre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies