Tráfico, no alimentar a los animales o el uso de los asadores, entre las normas para cuidar el Parque de La Grajera

Ruiz Tutor, ante asadores en La Grajera
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO
Publicado 19/07/2018 13:23:30CET

   LOGROÑO, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Restricciones y recomendaciones de velocidad en el tráfico de todo tipo de vehículos, no alimentar a los animales o el uso de los asadores, especialmente en lo relacionado con hacer fuego, son algunas de las principales normas que el Ayuntamiento de Logroño recoge para cuidar el Parque de La Grajera.

   El concejal de Medio Ambiente y Eficiencia Energética, Jesús Ruiz Tutor, ha visitado este jueves el Parque de La Grajera para recordar estas normas de protección del "principal pulmón verde" de la ciudad de Logroño.

   El Parque de la Grajera, definido por el Plan Especial de Protección del Medio Ambiente como "complejo periurbano de interés ambiental" es visitado a diario por cientos de logroñeses que lo atraviesan a pie o en bicicleta, y por los peregrinos que cruzan esta ruta obligada del Camino de Santiago, así como por grupos familiares y de amigos durante los fines de semana.

   Por ello, Ruiz Tutor ha animado a los logroñeses a cumplir las recomendaciones "para garantizar el uso y disfrute del parque de la Grajera.

   Estas normas -ha continuado- vienen reguladas en la Ordenanza reguladora del Parque de la Grajera con el fin de "proteger el agua, flora, fauna y microsistemas que integran La Grajera como elementos de interés natural, paisajístico, científico y didáctico, en orden a evitar su degradación, posibilitando el conocimiento y disfrute por parte de los ciudadanos".

   El Parque de la Grajera representa uno de los principales humedales de la comunidad de La Rioja y sirve de hábitat para numerosas especies vegetales y animales. Un total de 427 hectáreas, en las que se combina el respeto por la naturaleza y su uso recreativo, además de ofrecer la posibilidad de realizar actividades lúdicas, deportivas y de educación ambiental.

   Entre otros atractivos, el Camino de Santiago atraviesa el parque de la Grajera, posee el aula didáctica de educación ambiental 'Miguel Delibes', el campo de golf municipal y la granja de animales.

RECOMENDACIONES Y PROBLEMAS.

   La Grajera no es sólo un parque público de Logroño, sino que además es un espacio natural protegido. El privilegio de disponer de un espacio de este tipo tan cerca de la ciudad "hace que debamos extremar su cuidado".

   El concejal Jesús Ruiz Tutor ha detallado unas recomendaciones para el uso y disfrute del Parque de La Grajera, comenzando por el acceso con vehículos, en lo que se aconseja "reducir la velocidad en los aledaños de La Grajera, especialmente en el acceso a la zona del Campo de Golf", además de recordar que el acceso con vehículos a la zona de la granja y el Campo de Golf está prohibido a partir de las 22,30 horas.

   Los aparcamientos del parque "no son zonas para hacer botellón, ni reuniones de coches, ni lugares para ir a escuchar música a alto volumen". Los amantes de la música deben "mantenerla al mínimo volumen posible con el fin de respetar al resto de las personas y no molestar a los animales".

   Se debe, igualmente, como ha apuntado el concejal, "controlar y reducir la velocidad de las bicicletas en las zonas de peatones y especialmente en la zona de acogida del parque, junto al bar, asadores y presa".

   A ello ha sumado que "no está permitido sobrevolar el espacio (uso de drones,...); aunque el parque es un espacio amplio y abierto, los perros deben circular en todo momento atados, incluso en las zonas poco transitadas; y no se debe alimentar a los animales que viven en el parque.

   Igualmente, está "prohibida su captura, a excepción de la pesca en determinadas fechas" y no está permitido limpiar pescado en los fregaderos del parque, "los desagües se atascan y el resto de usuarios no pueden hacer uso de los mismos".

   Respecto a los asadores y mesas, Ruiz Tutor ha incidido en que "debemos ser cuidadosos al hacer fuego, estando sólo permitido hacerlo en los asadores y en las fechas determinadas, ahora no por encontrarnos en época de alto riesgo de incendios forestales".

   Así, el fuego debe quedar completamente apagado y no echar las cenizas al contenedor. Dejar los alrededores de los asadores limpios y la basura en los contenedores de recogida selectiva. No está permitido hacer fuego a partir de las 21 horas. No está permitido reservar las mesas o los asadores, usa las instalaciones del parque y permite al resto disfrutar también de ellas.

   Aparte de los guardas, la Policía Local es la encargada de velar por el cumplimiento de todas las ordenanzas municipales.