Triunfa Roca Rey en una tarde en la que demuestra valor sin fisuras

Andrés Roca Rey triunfa en La Ribera
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 24/09/2015 0:09:29 CET

   LOGROÑO, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El torero peruano Andrés Roca Rey ha triunfado esta tarde en la plaza de toros de 'La Ribera' de Logroño, donde ha cortado dos orejas, una a cada toro, demostrando un valor sin fisuras. El diestro, en su primera corrida en España tras tomar la alternativa el pasado sábado en Nimes (Francia) ha alternado con 'Morante de la Puebla', merecedor de una oreja en su segundo, y con Julián López 'El Juli', que se ha llevado el peor lote de 'Zalduendo',  de una corrida muy justa de fuerza.

   En su primero, un negro bragado, de 527 kilos, de nombre 'Recluta', Roca Rey lo ha recibido con varios lances a la 'verónica' de bella factura, siendo mejor, no obstante, el quite por 'gaoneras' ceñidas tras su encuentro con el caballo. En banderillas, se ha desmonterado Iván García, tras poner dos pares en todo lo alto.

   Ya con la muleta, y tras brindar al público, el peruano ha iniciado una serie por la derecha a pies juntos que ha despertado los primeros aplausos del público de 'La Ribera', que ha poblado en tres cuartos sus tendidos

   A partir de ahí, el limeño ha dado distancia al animal consiguiendo buenos derechazos, alternados por circulares e invertidos, que junto a una gran tanda de naturales, ha hecho meterse al respetable en el bolsillo. Ello lo ha logrado con buen espadazo, que le ha hecho merecedor de una oreja, y fuerte petición de la segunda.

   Con el que ha cerrado plaza, de nombre 'Informado', negro bragado de 497 kilos, el diestro ha lanceado a la 'verónica' sin demasiada suerte porque el animal hacia por irse del capote. Ha brindado el toro a un empresario peruano. En la faena, Roca Rey ha mostrado de inicio su entrega, al recibir al toro con estatuarios y naturales de bella factura. Con la mano derecha, ha obtenido un par de tandas templadas, momento en el que ha optado por pisar los terrenos del toro, arriesgando en cada pase, para matar de estocada hasta la empuñadura, que al no caer en todo lo alto, ha hecho que lograra una sola oreja.

FAENA TEMPLADA

   En el caso de Morante de la Puebla, el sevillano poco ha podido hacer con su primero, un castaño, de 493 kilos, 'Repecho' de nombre que ha blandeado en exceso. No obstante, el torero ha intentado mantener en la plaza al animal, que ha mostrado todas sus carencias, abreviando su intervención el de La Puebla. El toro ha sido pitado en el arrastre y Morante ha visto silenciar su labor.

   Con su segundo, 'Vanaglorio', negro mulato bragado de 547 kilos, ha podido demostrar su torería al capote, con 'verónicas' de gran calidad y un quite por chicuelinas muy ceñidas. Con la muleta, Morante ha ofrecido una faena templada, con buenos naturales, alguno suelto de bella factura, y derechazos de ensueño por lo bajo, a pesar de la falta de codicia del torero. Pinchazo y estocada en su sitio, que a pesar de la fuerte petición, no ha hecho que el presidente sacase el pañuelo blanco. A pesar de ello, el de La Puebla del Río ha dado una vuelta al ruedo, sin perder la sonrisa en ningún momento.

   'El Juli', que volvía a Logroño tras varios años de ausencia, se ha visto con el peor lote del encierro. En su primero, el madrileño, a pesar del esperanzador inicio con el capote, con buenas 'verónicas' a este 'Zurrón', de 494 kilos, poco ha podido ofrecer, más allá de tirar de oficio. Brillante ha sido el quite de Roca Rey con chicuelinas y alguna tafallera.

   En la faena, el toro ha mostrado una evidente falta de fuerza. A pesar de ello, el diestro ha estado firme con la mano derecha, intentando tapar el molesto cabeceo de su oponente, un toro sin transmisión. Ha matado de certera estocada, siendo silenciado.

   Con su segundo, un negro mulato, de 527 kilos, de nombre 'Ídolo', 'El Juli' lo ha recibido bien con el capote, obteniendo aplausos toreando por 'chicuelinas' para llevarlo al caballo. En la faena, la insulsez del animal ha hecho que por más intentos que el madrileño haya hecho, sobretodo con la mano izquierda, la entrega no llegase al tendido. Ha matado de estocada caída, siendo pitado el toro en el arrastre.