UPyD insta al concejal Pedro Sáez Rojo "a renunciar inmediatamente" a sus chiquibecas

Actualizado 10/09/2012 11:52:32 CET

LOGROÑO, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El coordinador del Consejo Metropolitano de UPyD Logroño, Julián San Martín, ha mostrado su "completo estupor" al conocer que Pedro Sáez Rojo, concejal del Ayuntamiento de Logroño, ha solicitado nuevamente dos chiquibecas para su familia, y le ha pedido que "renuncie inmediatamente" a ellas.

A través de un comunicado, San Martín afirma que "la ciudad de Logroño, como el resto de España, está siendo azotada por una crisis de la que no se tiene memoria, todas las familias riojanas, en mayor o menor medida, están sufriendo los efectos de esta crisis, y algunas familias, literalmente, no pueden más".

"Ante esta realidad palpable -añade- nuestros gobernantes no sólo deben tratar de solucionar cuanto antes posible la situación sino que deben evidenciar que son conscientes de esa realidad dramática y actuar en consecuencia. Si se exige austeridad a los ciudadanos habrá que predicar con el ejemplo".

UPyD entiende que, "por muy legal que pueda ser, no es ético que un concejal liberado del Ayuntamiento de Logroño, que además es diputado autonómico y por lo cual cobra también dietas de asistencia a los plenos y cuya esposa también tiene un trabajo remunerado, solicite una subvención que está destinada a ayudar a las familias logroñesas que están en situación más apurada".

"Más indignante aún si tenemos en cuenta que 200 familias riojanas se han quedado sin recibir esta ayuda. Nuestros gobernantes no sólo han de ser honestos, han de dar muestras de ello", dicen desde UPyD, que entiende que "antes de reclamar austeridad, imponer recortes o subir los impuestos municipales drásticamente, el Gobierno de la alcaldesa Cuca Gamarra debería autoimponerse unas normas éticas más elevadas que evitaran estas actuaciones".

Por todo esto, Julián San Martín apoya "públicamente una campaña de recogida de firmas digitales para instar al concejal Sáez Rojo a renunciar a las chiquibecas recibidas". "Si nuestros gobernantes no son capaces por sí mismos de tomar las decisiones más honestas es preciso que la ciudadanía, con su presión y su indignación, les haga recapacitar", finaliza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies