El 90% de los investigadores y técnicos de apoyo de fundaciones biomédicas tienen contratos temporales, según CCOO

Rueda de prensa de CCOO sobre la situación de investigadores de biomedicina
CCOO MADRID
Publicado 14/03/2018 16:06:37CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Casi un millar (930) de los 1.225 profesionales que trabajan en fundaciones de investigación biomédicas de la Comunidad de Madrid tienen un contrato de obra y servicio mientras que más de un centenar gozan de becas o contratos de prácticas.

Se trata de datos recabados por CCOO de Madrid y que este miércoles ha exigido al Gobierno regional que regule la actividad laboral de estos profesionales y mejore sus condiciones laborales, que considera actualmente precarias.

Los datos proceden del análisis de la plantilla de las 10 Fundaciones Biomédicas asociadas a hospitales de la Comunidad de Madrid y apunta a un total de 930 contratos de obra y servicio, 26 tienen contratos de formación, 71 de prácticas y 14 disponen de becas. Frente a esto, 164 empleados son indefinidos.

La secretaria de la Federación de Sanidad de CCOO Madrid, Rosa Cuadrado, ha avanzado en rueda de prensa que el sindicato planea movilizaciones para corregir esta situación y arrancan este jueves con una concentración de profesionales a las 13 horas en la Puerta del Sol.

En este sentido, Cuadrado ha afirmado que el 90 por ciento de los investigadores y técnicos de apoyo tiene contratos "precarios", sin cobrar trienios y sin "norma específica" que regule sus condiciones salvo el Estatuto Básico de los Trabajadores.

Por ello, el sindicato ha reclamado desde 2016 que se cree un marco regulador, un convenio colectivo, que especifique de forma clara sus retribuciones y evite que profesionales encadenen contratos temporales.
"No nos explicamos cómo la Comunidad de Madrid, tan preocupada por atraer el talento, puede tratar a sus investigadores así", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que en marzo de 2016 se aprobó en la Asamblea de Madrid una resolución de apoyo a la investigación biomédica en la que se acordó aumentar los presupuestos y tomar acciones de estabilización de los investigadores para favorecer su trabajo.

A su vez, en junio de 2016 CCOO acordó con la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS la apertura de una negociación del convenio colectivo para este colectivo y se propuso una mesa negociadora al respecto para el diciembre.

En noviembre el sindicato volvió a pedir el inicio de la negociación de este convenio colectivo y en diciembre, antes de la constitución, el SERMAS comunicó que no se podía establecer esta negociación hasta que la Consejería de Hacienda autorizara previamente la masa salarial con la totalidad de retribuciones del personal afectado.

Ese aspecto ha sido reiterado por el Ejecutivo autonómico en diversas comunicaciones remitidas posteriormente y en una reciente notificación, la Consejería de Hacienda ha detallado que deben ser las fundaciones las que soliciten de forma individual la masa salarial.

"Todo este tiempo han estado mareando la perdiz (...) Es una falta de respeto a los investigadores", ha censurado Cuadrado para subrayar que el colectivo requiere una estabilidad de su empleo de cara avanzar en sus investigaciones.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios, Juan Ángel Fresno, ha comentado que hay trabajadores que llevan encadenando contratos temporales desde hace 20 años y que el colectivo quiere ya una regulación mediante convenio de este personal laboral, pese a que lo conveniente sería que fuera considerados como personal estatutario.

"En 20 años no se ha encontrado una manera de regular la incorporación de los investigadores al servicio sanitario asistencial", ha apostillado Fresno, para recalcar que los profesionales necesitan un marco de estabilización.

También ha estado presente la premio nacional por la Academia Médico Quirúrgica Española y presidenta del comité de empresa de la Fundación de Investigación Biomédica del Puerta del Hierro, Raquel Castejón, quien ha subrayado la implicación del colectivo con la salud de los pacientes, que padece un 90 por ciento de temporalidad.