Abierta la licitación para la transformación de la 'iglesia rota' de Usera en un centro ambiental

Edificio Maris Stella en Madrid
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 03/09/2018 14:40:12CET

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

La licitación para la ejecución de las obras de restauración y ampliación del edificio Maris Stella, conocido como 'iglesia rota', como Centro de Interpretación Ambiental del Parque de Pradolongo, en Usera, estará abierta hasta el próximo 19 de septiembre, ha informado el Ayuntamiento de Madrid en un comunicado.

El Ayuntamiento de Madrid, a través de los Fondos de Reequilibrio Territorial de la ciudad, aprobó en noviembre de 2017 destinar 3.951.068 euros a este proyecto a favor de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid para desarrollar el proyecto que se llevará a cabo a lo largo de los próximos meses.

De octubre a diciembre de 2016, alrededor de 350 personas de asociaciones, colectivos y centros educativos del distrito trabajaron en más de 20 talleres de deliberación y construcción colectiva para establecer las líneas generales tanto del diseño arquitectónico como de los futuros usos de Maris Stella.

Así, gracias al proceso participativo lanzado por la Junta de distrito de Usera, los servicios técnicos de la EMVS pudieron sumar a las bases iniciales del proyecto las aportaciones de la ciudadanía, que decidió que el edificio se convirtiese en un espacio de interpretación ambiental.

En él está previsto que se lleven a cabo actividades medioambientales que incluyen: formación orientada al empleo de jóvenes en esta rama, promoción de itinerarios del parque, historia y naturaleza del entorno, sala de proyección y exposiciones, talleres, laboratorio y biblioteca de medioambiente, y otros eventos culturales y sociales en el recinto de la iglesia.

El proyecto final abarca la actuación sobre una superficie total de 3.566,00 m2 y la construcción de dos pabellones, uno de 690,24 m2 y otro de 320,80 m2, además de la reconstrucción del pabellón histórico con 611,60 m2, y contempla 4 ejes principales.

Uno de estos ejes es la restauración de los valores estéticos de la iglesia. Para ello, el edificio histórico se convertirá en una sala diáfana, bien iluminada y con excelente acústica, la cual será principalmente destinada a espacio museístico, expositivo o escenario de eventuales recitales y oficina informativa.

Otra de las actuaciones será la demolición completa del edificio en ruinas y construcción de un nuevo pabellón energéticamente sostenible, polivalente y flexible, en el que se realizarán talleres, cursos, reuniones, etc.

También se llevará a cabo la sustitución del actual almacén de piraguas por la construcción de un edificio de dos plantas como dotación de uso deportivo y recreativo.

La planta sótano contará con vestuarios y espacio cubierto para usos varios, con acceso desde la zona del lago, y la planta baja será una cafetería, con entrada principal desde la gran plaza central de la parcela.

Y se desarrollará la adecuación del espacio libre circundante, mejorando la pavimentación e iluminación de los accesos y construyendo zonas ajardinadas, con espacios cubiertos y una gran plaza de usos varios, donde poder albergar tanto clases al aire libre, como representaciones o proyecciones de cine.

Durante la adjudicación del proyecto, la Junta de Usera ha realizado obras de acondicionamiento interior de la parcela por valor de 177.903 euros como desbrozado de la zona y vallado del perímetro, junto con instalación de fontanería y electricidad.

EMBLEMA DE USERA

Emblema del distrito, ha sido utilizado desde su construcción entre 1920 y 1930 como templo, comedor, dispensario de salud y hasta escuela para los hijos de los trabajadores y trabajadoras que iban llegando al barrio de Orcasitas desde otras regiones de nuestro país.

Ya entonces era conocida como la iglesia rota porque en su anterior cúpula de pizarra se podían observar los agujeros provocados por los bombardeos de la Guerra Civil.

Pese a encontrarse hasta hace muy poco abandonado, se trata del único edificio con valor patrimonial de la zona y desde los años ochenta forma parte del Catálogo de Edificios Protegidos de la Ciudad por sus características constructivas, de gran interés.

La reutilización y rehabilitación de la iglesia es una reivindicación de vecinos y vecinas, entre los que destacan la Asociación de Vecinos de Orcasitas y la plataforma Pradolongo se mueve.

Contador