Una acusada de matar a su hermana declara que la propia víctima se asestó 14 puñaladas para suicidarse

Audiencia Provincial de Madrid
Europa Press - Archivo
Publicado 16/05/2018 13:57:46CET

Su defensa alega que actuó bajo un miedo insuperable para repeler los ataques de la víctima, incurriendo en contradicciones con lo dicho por su clienta

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Wilma Elizabeth M.C., acusada del homicidio doloso de su hermana en marzo de 2016, ha declarado en el juicio que fue la propia víctima quien se asestó hasta catorce puñaladas para suicidarse, si bien su defensa ha incurrido en contradicciones después de afirmar que su clienta actuó bajo un miedo insuperable al tratar de repeler los ataques de la fallecida en el transcurso de una discusión.

Un Jurado Popular de la Audiencia Provincial de Madrid ha comenzado este miércoles a juzgar a la procesada, quien se enfrenta a una petición fiscal de 15 años de cárcel por un delito de homicidio y otro de aborto no consentido. La fallecida, de 27 años, estaba embarazada de seis meses. Ambas hermanas, de procedencia paraguaya, no tenían permiso de residencia en España.

Los miembros del tribunal deberán pronunciarse sobre si la acusada fue la que se propinó las puñaladas o, por el contrario, fue la propia víctima. Según la defensa, hay informes psiquiátricos que demuestran que la víctima padecía un trastorno mental.

En su escrito de defensa, el abogado de la acusada mantiene que en medio de una discusión la víctima trató de herir a su hermana, arrebatándola ésta el cuhillo. Tras ello, se defendió para repeler el ataqué bajo un miedo insuperable. Reclama su absolución o que se le aplique la eximente completa de miedo insuperable de forma subsidiaria en el caso de que sea condenada.

Sin embargo, la procesada en su declaración ha afirmado que no hubo ninguna pelea previa. "Mi hermana esa noche no había dormido porque tomó coca-cola y estaba muy nerviosa. No paraba de decir: 'No aguantó más'. Me dio una patada y sacó un cuchillo y decía: 'Tenemos que morir porque va a traer una bomba'", ha relatado la mujer, indicando que su hermana tenía problemas con su pareja, de origen marroquí.

La fiscal no cree la versión de la imputada y sostiene que fue ella quien le propinó las hasta catorce puñaladas. Una de ellas le atravesó el corazón.

En los próximos días, los expertos forenses serán los que arrojen luz sobre el asunto, dado que no hay testigos presenciarles de lo ocurrido.

Los especialistas hablarán sobre la compatibilidad de que la propia fallecida se pudiera propinar ella misma las cuchilladas, dado que al parecer era zurda. Respecto a esta cuestión, la acusada ha explicado a preguntas de la fiscal que manejaba por igual ambas manos ya que practicaba artes marciales.

HECHOS JUZGADOS

Los hechos ocurrieron sobre las 12:30 horas del 6 de marzo de 2016 en el domicilio de la capital que ambas hermanas compartían. "Con ánimo de quitarle la vida, sirviéndose de un cuchillo de cocina con mango de madera y 11 centímetros de hoja, le asestó varias puñaladas, produciendo una de ellas su muerte inmediata por laceración cardiaca", señala el escrito de acusación de la Fiscalía.

La víctima se encontraba en el sexto mes de gestación, un hecho conocido por la acusada, "quien actuó a sabiendas de que podría provocar su muerte". Wilma Elizabeth permanece en prisión por estos hechos desde el 8 de marzo de 2016.

Los familiares más próximos de la fallecidas, hermanas comunes con residencia en España, han renunciado expresamente al ejercicio de las acciones civiles que les correspondían.