Un acusado de degollar a su exnovia admite que le sacaba de quicio que le llamara "cornudo"

Sede De La Audiencia Provincial De Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 14/11/2011 17:57:13 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un acusado de degollar a su exnovia ha reconocido en el juicio que le sacaba de "quicio" que le llamara "cornudo" y ha admitido que el 20 de febrero de 2009 le clavó un cuchillo en el transcurso de un forcejeo en el que logró arrebatar el arma a la mujer.

Jaime María G. F. se ha sentado en el banquillo de los acusados por un delito de violencia habitual en el ámbito familiar, un delito de amenazas graves, un delito de maltrato en el ámbito familiar, un delito de asesinato y una falta de vejaciones injustas. El fiscal solicita una pena de 27 años de prisión.

En su declaración, el procesado ha confesado que no aceptaba que su expareja estuviera enamorada de otro hombre. Pese a ello, decidió irse del domicilio en el que convivía con la víctima después de que ésta le comentara que estaba con otro hombre y él aceptara esta relación.

Además, ha reconocido que le sacaba de quicio que la mujer le insultara y le llamara "cornudo", y ha negado que le hubiera golpeado o vejado en alguna ocasión, tal y como sostiene el fiscal.

Sobre el crimen, ha contado que la víctima cogió un cuchillo de cocina en el transcurso de una pela. "Le quité el cuchillo y se lo clave", ha señalado al tribunal.

RELATO DEL FISCAL

Según el fiscal, el procesado en el transcurso de las fuertes discusiones que mantenían en el domicilio conyugal, en ocasiones en presencia de su hija común, menor de edad, le agarró numerosas veces de los brazos llegando a producirle moratones.

En otros episodios golpeó las paredes y los muebles, rompió frascos de medicinas así como otros objetos personales de su esposa. Otras veces tiraba a la basura esos objetos e incluso llegó a cortar con unas tijeras ropa interior que la mujer acababa de comprar.

Estas escenas se iban sucediendo, no ya delante de su hija menor, sino también en presencia de familiares de su esposa y, según el Ministerio Público, tenían por objeto menoscabar la integridad física y moral de la mujer, dando lugar a una situación sostenida de humillación y acoso.

Tras innumerables episodios de amenazas, el 20 de febrero de 2009, Jaime María se personó en el domicilio que ya no compartía con la mujer y, tras acceder a su interior sin oposición de ésta, se dirigió a la cocina, cogió un cuchillo, se abalanzó sobre ella y, pese a la resistencia de la mujer, consiguió inmovilizarla de manos y piernas. A continuación, le corto el cuello desde atrás con el cuchillo que portaba causándole la muerte inmediata.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies