El acusado de matar a su mujer en 2012 en el barrio de Lucero pudo arrojar el cadáver al mar

 

El acusado de matar a su mujer en 2012 en el barrio de Lucero pudo arrojar el cadáver al mar

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 21/06/2017 13:21:50CET

Simuló durante años que estaba vida, llegando a pagar las mensualidades del piso donde vivía la víctima

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Edwin O.C., acusado de matar en junio de 2012 a su mujer en el madrileño barrio de Lucero de La Latina, pudo arrojar el cuerpo sin vida de la víctima al mar, simulando que estaba viva durante años con falsos relatos acerca de que le había dejado por otro hombre y pagando las mensualidades a su arrendador.

Así lo han manifestado en el juicio que se celebra en la Audiencia de Madrid la hermana de la víctima y el hombre que alquilaba la casa a la mujer. En la sesión de ayer, el acusado negó haber matado a la mujer, manifestando que se trató de un accidente doméstico producido después de que ésta se resbalara y cayera al suelo desde un taburete de la cocina.

El acusado se enfrenta a una petición fiscal de cuatro años de cárcel por homicidio imprudente y maltrato. En cambio, la familia de la víctima eleva la solicitud de condena a veinte años de prisión por asesinato. Entienden que hubo intención en acabar con su vida.

La hermana de la fallecida ha relatado durante su interrogatorio que la hija del acusado le comentó que éste le había llamado para decirle que había matado a su madre y que el cuerpo lo había arrojado al mar. Sin embargo, el acusado la dijo a ella que se había ido a Marbella con otro hombre.

La mujer también ha narrado que Edwin le llegó a pedir que retirara la denuncia a cambio de 2.000 dólares, algo a lo que ésta se negó. En 2013 le ofreció 1.000 euros, mientras que en 2015 elevó su proposición a 2.000 euros.

El casero de la víctima ha explicado que alquiló el piso a la fallecida, con quien mantenía buena relación al coincidir en un bar próximo. Le extrañó que en junio de 2012 no la volviera a ver cuando era alguien muy conocida en el barrio.

Edwin, a quien conoció solo de una ocasión, le comentó que él pagaría las mensualidades porque su mujer se había ido una temporada a Castellón. En abril de 2013, le comentó que su mujer dejaba el piso y le presentó a unos paisanos, que desde entonces viven en el piso.

Según el fiscal, el 11 de junio de 2012 se produjo una discusión en el domicilio conyugal en el transcurso de la cual el acusado "con el ánimo de quitársela de encima" le propinó un manotazo que le hizo caer al suelo y golpearse de la cabeza, así como sangrar abundantemente por la misma "quedando inconsciente, lo que motivó que, instantes después dejara de respirar y falleciera"

El acusado, "consciente" de que su mujer había fallecido y "temeroso" de lo que le pudiera ocurrir, se deshizo del cadáver metiéndolo en una bolsa de plástico y arrojándolo a un contender de basura próximo a la vivienda familiar.

Los días posteriores el Edwin realizó actuaciones tendentes a fingir que su mujer seguía viva como enviar mensajes desde el móvil de ella y hasta aprovechó la ocasión para ir al banco y presentar un poder notarial "con apariencia de legalidad" en el que supuestamente su esposa le autorizaba a retirar 24.132,43 euros, un hecho que se investiga en otro juzgado.

El 3 de febrero de 2013, y por encargo de los padres de la fallecida, se inició una investigación policial que codujo dos años y medio más tarde a la detención del acusado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies