Un acusado de matar a tiros a un amigo alega miedo insuperable

 

Un acusado de matar a tiros a un amigo alega miedo insuperable

Actualizado 02/06/2014 14:55:50 CET

La defensa sostiene que el fallecido le reclamaba los 12.000 euros que le había prestado para la compra de un vehículo

   MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un acusado de matar a tiros con una escopeta recortada a un amigo ha alegado a través de su defensa en el juicio que actuó bajo la circunstancia atenuante de miedo insuperable ante las amenazas de muerte de la víctima, quien le reclamaba los 12.000 euros que le había prestado para la compra de un vehículo.

   Apolinar M.W. se sienta desde este lunes en el banquillo de los acusados por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas por los que la Fiscalía solicita 18 años y cuatro meses de cárcel. La víctima, Óscar F.G., tenía 25 años.

   El procesado ha indemnizado ya a la familia con 10.000 euros recaudados por sus familiares. Estaba previsto que el acusado declarara hoy ante el tribunal, pero lo hará mañana ante la extensión de los alegatos previos de las partes personadas en el proceso.

   En su exposición previa, la defensa del acusado ha reclamado su libre absolución de su cliente al estimar la concurrencia de varias atenuantes como el miedo insuperable y la confesión que le eximirían de responsabilidad penal, mientras que la representación de la familia de la víctima ha solicitado la misma pena que el fiscal.

   El abogado de la acusación, Jesús Garzón, ha destacado que hay suficiente prueba de cargo contra el acusado como para condenarle por el asesinato de su cliente. En cambio, la defensa ha defendido que su cliente se movió por un pánico insuperable porque pensaba que esas amenazas se iban a cumplir. "La víctima era un matón de Leganés que vendía anabolizantes", ha dicho la letrada.

RELATO DEL FISCAL

   Según relata el fiscal, el procesado, de 20 años de edad en el momento de los hechos, la tarde del 17 de octubre de 2012 hablaba con un amigo, con el que también hacía diferentes negocios, en el interior de un coche cerca del parque tecnológico de Leganés. Al parecer, el amigo del acusado le debía 12.000 euros, y éste se los reclamaba sin demasiado éxito.

   Ese día, mientras los dos conversaban en el coche sobre el dinero, el acusado aprovechó un momento en que su amigo hablaba por el teléfono móvil para desplazarse a los asientos traseros del vehículo donde dentro de una bolsa había escondido una escopeta de la marca Aya con los cañones y la culata recortados.

   Aún a sabiendas de que su amigo no tenía posibilidad alguna de defenderse, pues hablaba por el teléfono móvil y llevaba puesto el cinturón de seguridad, Apolinar, con ánimo de causarle la muerte, le disparó por la espalda de manera sorpresiva, alcanzándole en el cuello. La víctima tenía 25 años.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies