Un agente de Movilidad acaba hospitalizado por ansiedad tras ser "perseguido y atacado" por su jefe, según CCOO

Actualizado 24/11/2011 13:18:19 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

CC.OO. ha denunciado que un agente de Movilidad de Madrid ha sido "perseguido y atacado" en su puesto de trabajo por uno de sus jefes del departamento de Circulación. El Ayuntamiento ha señalado que en realidad se trató de una discusión y que no ha habido parte de lesiones, sino un cuadro de ansiedad.

Según la versión del sindicato, ayer miércoles, sobre las 8.30 horas, el agente de movilidad de Madrid C. R. fue "atacado" por uno de los jefes adjuntos al departamento de Circulación del Ayuntamiento. El supuesto agredido pidió auxilio a la Policía a través de la emisora desde su puesto de circulación en la confluencia de las calles Juan de Herrera y Martín Fierro.

Un conductor testigo de la escena corrió a ayudar al agente que tuvo que ser asistido en el mismo lugar por Samur-Protección ante un ataque de ansiedad, y trasladado al Hospital. También acudió una dotación de policía municipal que hizo diligencias sobre los hechos.

En cambio, fuentes del Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid han explicado a Europa Press que se trató de una discusión entre los dos hombres y que, tras el ataque de ansiedad, el agente de Movilidad fue enviado al hospital "a petición propia". Además, han indicado que no existen partes de lesiones. Después de los hechos, los dos han puesto sendas denuncias contra el contrario.

"Éste nuevo episodio de persecución, violencia y represión a un agente de Movilidad por parte de uno de los mandos de la Dirección General de la Gestión y Vigilancia de la Circulación es uno más de los tantos abusos que venimos denunciando y que tienen que cesar de inmediato", ha indicado CC.OO.

El sindicato ha instado al delegado de Seguridad, Pedro Calvo, y al nuevo director general de Movilidad, Miguel Ángel Rodríguez, a que pongan fin "a un modelo de dirección descontrolada, con mandos provenientes de Policía Municipal que parecen apostar por una política de puño de hierro". CC.OO. ha indicado que valorará, junto con la plantilla, emprender más acciones sindicales para denunciar y detener esta situación.