Agentes forestales y del SEPRONA vigilan en el pantano de San Juan que se cumple la prohibición de no hacer barbacoas

Actualizado 18/06/2006 13:42:10 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes forestales de la Comunidad de Madrid y efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil participaron hoy en un operativo especial para comprobar el cumplimiento de la prohibición de encender barbacoas en los montes de la región, áreas recreativas incluidas. La medida entró en vigor el pasado 1 de junio ante el alto riesgo de incendios que se da en el periodo estival.

Esta labor de vigilancia abarcó varias zonas del entorno del pantano de San Juan --una de las áreas naturales más frecuentadas por los madrileños durante los fines de semana-- y sirvió también para que los agentes forestales y del SEPRONA informaran de la prohibición de hacer fuego, denunciaran posibles casos de infracción y explicaran la cuantía de las sanciones, informó el Gobierno regional.

Coincidiendo con el despliegue de este operativo, el director general de Medio Natural, Miguel Allué, afirmó que es perfectamente compatible disfrutar del patrimonio natural de la región durante los fines de semana sin ponerlo en riesgo haciendo una barbacoa. El veto impuesto por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio durará hasta el próximo 15 de octubre y responde a la evidencia de que "el fuego seguro no existe". No en vano, se estima que al menos el 90 por ciento de los incendios forestales se genera por causas humanas.

En todo caso, la prohibición de hacer fuego en los montes es permanente durante todo el año, según decreto del Infoma. En cuanto a las áreas recreativas, la orden vigente sólo permite las barbacoas, incluidas las portátiles, entre el 16 de octubre y el 31 de mayo (época de peligro bajo) en 22 áreas recreativas gestionadas por la Comunidad de Madrid y señalizadas al efecto.

EN 2005, MÁS DE 400 EXPEDIENTES

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio puede limitar esta autorización si existen circunstancias extraordinarias como calor o sequía extrema. En cualquier caso se deberán atender siempre las instrucciones de los agentes forestales.

La normativa en materia forestal establece distintas sanciones si se incumple la prohibición de hacer fuego en el monte, cuya cuantía pueden alcanzar el millón de euros en caso de que la infracción sea grave. El año pasado la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio abrió más de 400 expedientes por encender fuego en lugares no autorizados.