Contradicciones en el 'caso Aguirre' entre los agentes de movilidad y los municipales

 

Contradicciones en el 'caso Aguirre' entre los agentes de movilidad y los municipales

Aguirre saliendo de los juzgados
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 29/09/2014 17:45:33 CET

Los abogados destacan las contradicciones entre los testigos

   MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los agentes de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid implicados en el incidente de tráfico de Esperanza Aguirre han declarado este lunes ante el juez Carlos Valle que dieron el alto a la presidenta del PP de Madrid en la calle Gran Vía, si bien los agentes de la Policía Municipal han sostenido que en ningún momento se produjo ese extremo y que ni siquiera pusieron las señales acústicas.

   Un total de siete agentes, cinco de Movilidad y dos municipales, han testificado este lunes ante el magistrado y los abogados personados en la causa en la que se investiga la comisión de un presunto delito de desobediencia.

   Las comparecencias han arrancado a las 10.30 horas en el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid y se han prolongado hasta las 14.30 horas, sin que ninguno de los agentes abandonara hasta el final la sala de audiencias.

   Tras ratificar sus denuncias, los agentes de Movilidad han señalado que dieron el alto, con las sirenas, a Aguirre, según fuentes jurídicas. No obstante, los letrados de ambas partes han destacado que se han producido contrariedades entre los agentes de Movilidad y los de la Policía Municipal de Madrid.

   Al parecer, los agentes habrían incurrido en contradicciones en lo relativo a si se dio o no el alto a Aguirre y si se la persiguió o no por la calle Silva, donde se encuentra su vivienda. Fuentes jurídicas han destacado que los agentes municipales no vieron que los de Movilidad le dieran el alto ni tampoco si llevaban las señales acústicas.

   También difieren en si se produjo una persecución. Los municipales han expuesto que los agentes "se pusieron en paralelo casi llegando a la calle Silva", siendo posible que la dirigente popular ni les viera llegar. Así, habrían señalado que cuando se metieron en la calle, reconocen que es Aguirre y se dirigen a ella "tranquilamente".

   Asimismo, se han ofrecido diferentes versiones sobre la entrega de documentación. Por un lado, los de Movilidad sostienen que se le pidió en dos ocasiones los papeles, mientras que los municipales aseguran que en su casa ya no le pidieron la documentación, dado que ya estaba puesta la denuncia y ya no hacía falta.

   Tampoco se han puesto de acuerdo, según las mismas fuentes jurídicas, en cómo se produjo la rozadura a la moto y las supuestas lesiones a uno de los agentes implicados en el altercado, el cual no había denunciado las mismas.

   Sobre el tema de las lesiones cabe destacar que, según declaración de uno de los agentes municipales, dicho agente de movilidad no pudo ser lesionado al encontrarse a una distancia prudencial del vehículo, hecho este que se corrobora con el informe del medico forense de Plaza de Castilla que no ha podido objetivar ningún tipo de lesión.

   Por último, en el momento más tenso de la declaración, estando incurriendo en contradicciones el agente supuestamente lesionado, su abogada ha sufrido una bajada de tensión, por lo que ha habido que suspender durante veinte minutos la declaración.

TEMIÓ POR SU INTEGRIDAD

   En la declaración, Aguirre manifestó que temió que la pudiera "ocurrir algo" al ser un personaje público y al arremolinarse la gente alrededor suyo, dado que los agentes le estaban tomando "los datos con muchísima parsimonia".

   En su relato, la líder del PP madrileño narró que ese día se dio cuenta de que "necesitaba dinero", por lo que "al detenerse un taxi, paró y pensó que le daba tiempo". Cuando regresó al vehículo, vio que un agente le estaba poniendo una multa y le dijo que "había estado mucho tiempo". Ella le replicó que "no es cierto" y que "había estado muy poco tiempo".

   Tras ello, el agente de Movilidad le pidió su carnet de conducir "a lo que inmediatamente se lo entregó y como lo llevaba en la cartera se lo dio". "El agente estuvo tomando los datos con muchísima parsimonia se lo pidió y lo estuvo mirando y después me pidió la documentación del coche, le di una cartera en la que tengo toda la documentación", contó.

   Así, relató que "había muchísima gente" y le dijo que estaban "interrumpiendo la circulación", pidiéndole que por qué no se ponían en una calle "más próxima". "Empezó a llegar muchísima gente y él seguía haciendo no sé que tramites y me dijo que me tenía que dar el resguardo de la multa para recurrir y le dije que no iba a recurrir y que no la quería", agregó Aguirre.

   Además, contó al juez que se le hizo "eterno el tiempo" porque la gente empezaba a arremolinarse y "venía de un acto particular". Fue en ese momento cuando temió, según consta en la declaración, "que la pudiera ocurrir algo porque es un personaje público y se arremolinaba mucha gente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies