Aguirre aboga por replantearse la estructura de la Administración Pública española para ahorrar frente a la crisis

Actualizado 24/02/2009 13:47:52 CET

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, abogó hoy por replantearse la estructura y el tamaño de la Administración Pública española para ahorrar frente a la crisis y se preguntó si España se puede permitir que existan "20 grandes administraciones, entre el Estado y las comunidades autónomas, con extensas burocracias y ejércitos de funcionarios administrando competencias duplicadas y, a veces, triplicadas".

Aguirre hizo esta reflexión durante su intervención en la inauguración del IX Congreso de CC.OO., donde afirmó que para afrontar la crisis es necesario tomar una serie de medidas que, a su juicio, deberían pasar por "trabajar más, formar a los ciudadanos mejor, dar más atención a la Educación, innovar más y gastar menos".

"Esto es lo que hacen las familias en tiempos de crisis y los primeros que tenemos que aplicar esta receta somos los gobiernos, porque de la crisis no se sale gastando más, sino ahorrando y trabajando más", indicó, al tiempo que manifestó que esta contención no impedirá que se mantengan unos servicios públicos de calidad, especialmente los orientados a los más desfavorecidos y a los dependientes.

La dirigente regional, que fue increpada y abucheada en varias ocasiones por algunos asistentes al Congreso, subrayó que los próximos cuatro años van a ser clave para el futuro de la economía española y madrileña, algo en lo que, dijo, coinciden Gobierno, sindicatos y empresarios.

"Estamos de acuerdo en que la economía española atraviesa la crisis económica más profunda de los últimos 50 años, por lo que la gravedad de la situación nos exige a todos, al Gobierno, empresarios y sindicatos el máximo de reflexión, diálogo, generosidad y esfuerzo para sentar las bases de una economía sana y competitiva capaz de retomar al senda de creación de empleo y crecimiento", argumentó.

CRISIS DE PROPORCIONES DRAMÁTICAS

Como ya ha apuntado en otras ocasiones, la presidenta regional aseguró que la crisis económica está teniendo "proporciones dramáticas" en España donde cada día "7.000 españoles pasan a engrosar las filas del desempleo". "Esto no ocurre en ningún otro de los países de nuestro entorno", agregó.

En este sentido, recalcó que España "no está aislada" del resto de los países de su entorno, pero reseñó que lo que ocurre en el país "no tiene parangón" con lo que ocurre en otras zonas, dado que sólo en España se han perdido en el último año más de 1,2 millones de empleos, mientras que en la Comunidad de Madrid, que representa casi el 16 por ciento del total de afiliados a la Seguridad Social, la cifra de parados durante el año pasado creció en 135.000, lo que supone el 10,6 por ciento del incremento total de los parados españoles.

"La economía madrileña está mejor que el resto, pero tenemos que seguir trabajando más y más unidos para que vuelva a despegar", afirmó Aguirre, quien destacó que entre todos los agentes se ha conseguido crear un clima "favorable" a la actividad económica y a la creación de empleo "y sentar las bases para que la economía sea más flexible que en el conjunto de España".

La presidenta autonómica, que precisó que la crisis de competitividad que atraviesa España "se manifiesta en su gigantesco déficit exterior", que definió como "el más abultado del mundo después del de EE.UU.", abogó por replantearse "muchas cosas", tales como las fuentes de energía. En concreto, apostó por aquellas que sean limpias y baratas.

También defendió la teoría de que es necesario decirles a los ciudadanos la verdad "sin paños calientes ni eufemismos" y contarles que la situación "es grave" porque España ha vivido "por encima de sus posibilidades" y se han cometido errores. "Estamos aquí para enmendarlos. Se ha ocultado la crisis, luego no se ha puesto remedio cuando estábamos a tiempo y después se pretenden poner en marcha medidas que han fracasado en otras sitios porque es difícil que aumentando la deuda se solucionen los problemas que tenemos", puntualizó.

Finalmente, Aguirre dijo que el Congreso de CC.OO. será una buena oportunidad para buscar soluciones a la crisis "a través de la reflexión, el análisis y el debate". "En tiempos de crisis todavía se impone el clima de responsabilidad, diálogo y colaboración que siempre hemos querido", concluyó.

Al Congreso también asistió el secretario general del Partido Socialista Madrileño (PSM), Tomás Gómez; los portavoces del PP, PSOE e IU en la Asamblea de Madrid, David Pérez, Maru Menéndez e Inés Sabanés respectivamente; y el secretario general de UGT, José Ricardo Martínez, entre otros.