Aguirre, CCOO, UGT y CEIM vuelven al diálogo social y firman unos acuerdos que generarán 80.000 empleos hasta 2012

Actualizado 29/12/2009 14:44:21 CET

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid, los sindicatos CC.OO. y UGT, y los empresarios representados por CEIM volvieron esta mañana al diálogo social después de unos meses de desencuentros, sobre todo, a raíz de la crisis económica, y firmaron un acuerdo que permitirá generar hasta 2012 cerca de 30.000 empleos directos y unos 50.000 indirectos, todos de alta cualificación.

Así lo explicó la presidenta del Ejecutivo autonómico, Esperanza Aguirre, que rubricó este Acuerdo para la Competitividad y la Generación de Empleo en la región a través del fomento industrial, el impulso a la innovación y de la concertación social con los secretarios generales de CC.OO. y UGT de Madrid, Francisco Javier López y José Ricardo Martínez, respectivamente; y el presidente de CEIM-CEOE, Arturo Fernández.

Aguirre destacó la necesidad de que haya diálogo social con todas las organizaciones para salir de la situación económica actual y valoró que todas las partes, en beneficio de los madrileños, hayan "aunado esfuerzos" y renunciado a "algunos dogmatismos" anteponiéndolos a las "verdaderas necesidades de los ciudadanos".

Este nuevo acuerdo consta de dos partes: el Plan de Fomento e Impulso de la Industria de la Comunidad de Madrid (FICAM) hasta 2012, que permitirá alcanzar al final del periodo 892 millones de euros; y el Plan Regional de I+D+i (PRIDI), con una dotación superior al de la Industria, fijado en 3.000 millones de euros.

Los sindicatos consideran el acuerdo como "estable" pero esperan que vaya acompañado de otros ligados a sectores como la educación, la sanidad, y la dependencia. Los empresarios, por su parte, se felicitan por el acuerdo que "pondrá en marcha los mecanismos necesarios" para que las empresas puedan seguir "por el camino de la recuperación".

Teniendo en cuenta que el sector industrial supuso el 10,9% del Valor Añadido Bruto (VAB) regional en 2008 y es responsable del 10,39% de empleos, Aguirre explicó que el FICAM, que sólo en 2010 contará con 323 millones de euros, persigue la mejora de la competitividad industrial para consolidar su posición nacional e incrementar su presencia en los mercados internacionales.

Otro de sus objetivos es mantener y potenciar el número de empresas industriales existentes en la región estableciendo las condiciones para favorecer la localización de nuevas empresas, reforzar el entorno competitivo que promueva la permanencia de las industrias actualmente instaladas, y atraer inversiones industriales, especialmente, de actividades de alto contenido tecnológico y empresas innovadoras.

Asimismo, se pretende incentivar la demanda de bienes y servicios industriales. En este último punto, se pondrán en marcha una batería de medidas para incentivar la demanda de este tipo de productos como cauce para la reactivación del sector. Además, todo se hará bajo cinco ejes de actuación: órdenes y ayudas directas, apoyo financiero a las pymes industriales, medidas indirectas de apoyo, medidas de reactivación de la demanda e internacionalización de las empresas.

El segundo apartado más destacado responde al PRIMI, que, según señaló la presidenta madrileña, tiene como finalidad mejorar la transferencia de conocimientos a las empresas y profesionales; potenciar el capital humano atrayendo, incluso, talento también del extranjero; impulsar la innovación dentro de las empresas, y apoyar a las empresas innovadoras.

Todo ello, con la colaboración público-privada. Y es que para aprovechar las actividades de alta tecnología desarrolladas por empresas de la región y establecer sinergias con la mayor concentración científico-universitaria del sur de Europa, el Plan contempla la consolidación de la Red de Parques y Clusters de la Comunidad de Madrid (Madrid Network).

El nuevo Plan apoya también la investigación realizada por las universidades y los centros de investigación a través de los Institutos Madrileños de Estudios Avanzados (IMDEAS), en áreas estratégicas como la salud, la energía, las comunicaciones o el agua. Además, el PRIMI quiere optimizar las capacidades del sistema sanitario contribuyendo al desarrollo de una sanidad de calidad con recursos de excelencia dedicados a la investigación que coadyuven al desarrollo de fármacos, terapias y tratamientos que mejoren la calidad asistencial.

Por último, el Plan impulsa el papel de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación como elemento clave para la mejora de la prestación de los servicios a los ciudadanos. Asimismo, prevé la concienciación de los ciudadanos de la importancia que la ciencia y la tecnología tienen para el desarrollo de la sociedad y fomenta la incorporación de la ciudadanía madrileña a la planificación estratégica de la I+D+i.

EL PRIMERO DE OTROS ACUERDOS

En definitiva, Aguirre indicó que el objetivo de estos acuerdos es "impulsar el bienestar y la prosperidad", pero, sobre todo, "la creación de empleo en beneficio de los madrileños". Y esto pasa, a su juicio, especialmente en tiempos de crisis, "por facilitar la actividad económica y la creación de empleo". Asimismo, señaló que es un acuerdo "muy importante" para la competitividad.

Y todo ello, apostilló, partiendo de la base de que las comunidades autónomas tienen las competencias en esta materia "limitadas". En general, consideró este acuerdo alcanzado a través del diálogo social imprescindible, y en especial, porque "transmite a la sociedad madrileña la principal obligación de los poderes públicos y el gobierno, que es generar confianza".

Por su parte, el secretario general de CC.OO. Madrid, Francisco Javier López, señaló que es una "firma de unidad y compromiso compartido" que, en su opinión, debe ir seguido de otros acuerdos en materia de consolidación de sectores como el de la construcción, el de servicios --"muy afectado" en estos momentos-- o el de agrarios.

Por ello, aseguró que desde la voluntad de seguir profundizando en la consolidación de otros sectores, abordando el problema del desempleo, y protegiendo a las personas, este sindicato firmó el acuerdo "que siendo el primero y el de los más importantes, no deber ser el único". Para ello, apuntó que abordarán estos aspectos con "rigor y seriedad".

El secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, subrayó la necesidad de que Madrid compita "en nivel de igualdad" con el resto de regiones europeas y apuntó que cuando se habla del desarrollo del sector industrial, se está hablando "de empleo de calidad" y de intentar hacer desaparecer "la eventualidad, la temporalidad y la precariedad" de las empresas madrileñas.

También, agregó que con este acuerdo se ha puesto de manifiesto la necesidad de no hablar solamente del sector privado y fijarse "en los que más están sufriendo la crisis", casi 500.000 personas desempleadas. En su opinión, es importante que las administraciones, en este caso, la Comunidad, esté presente.

El representante de los empresarios, Arturo Fernández, explicó que el acuerdo establece líneas "claras y políticas económicas estables y predecibles", dirigidas en todo momento a crear un "marco de seguridad y confianza". "Con el pretendemos conseguir que la competitividad de nuestra región sea cada vez mayor", dijo.

En este sentido, señaló que cada día más de medio millón de empresarios trabajan por "seguir creando empleo y riqueza" en la Comunidad. "Los empresarios creemos en Madrid", señaló Fernández, al tiempo que indicó que con el acuerdo alcanzado hoy se va a demostrar que "unidos" se puede salir de la crisis.

Entre los asistentes a la firma, a la que no acudió ningún representante socialista, destacan los representantes de las organizaciones que conforman el Consejo de Madrid. Estuvo presente el vicepresidente del Gobierno regional, Ignacio González, así como los consejeros de Presidencia, Interior y Justicia, Francisco Granados; Economía y Hacienda, Antonio Beteta; y Empleo y Mujer, Paloma Adrados.