Ahora Madrid pedirá en Latina que Yolanda González sea incluida en la Orden del Mérito Civil a víctimas del terrorismo

Yolanda González
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 01/03/2018 11:32:30CET

Uno de sus asesinos llegó a colaborar con el Ayuntamiento porque sus antecedentes pasaron inadvertidos a la Administración

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ahora Madrid propondrá este jueves en el Pleno de Latina, presidido por Carlos Sánchez Mato, que Yolanda González, vecina de Aluche asesinada en 1980 por la ultraderecha, sea recordada con la Real Orden de Reconocimiento Civil para Víctimas del Terrorismo.

Desde Ahora Madrid tratarán de sacar adelante esta proposición por la que se solicita a la Junta o al órgano municipal competente que inste al Ministerio del Interior para que, mediante su correspondiente aprobación por Real Decreto en Consejo de Ministros, se otorgue a
Yolanda González Martín, asesinada por la organización terrorista
Batallón Vasco-Español, la Real Orden de Reconocimiento Civil para Víctimas del Terrorismo.

Izquierda Unida ya ha avanzado que quiere que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, explique en sede parlamentaria por qué el Gobierno excluye de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo asesinadas por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) y el Batallón Vasco Español, como es el caso de Yolanda González, asesinada por éste último grupo en 1980 y que sí está oficialmente considerada como víctima del terrorismo.

Yolanda González Martín, asesinada el 1 de febrero de 1980 en el barrio de Aluche por ultraderechistas, es recordada en Madrid dando nombre a unos jardines situados en el número 90 de la calle Escalona.

Vecina del distrito de 19 años, Yolanda González Martín era militante del Partido Socialista de los Trabajadores. Fue secuestrada el 1 de febrero de 1980 en su domicilio, situado en la calle Tembleque, en el barrio de Aluche. Los secuestradores consiguieron engañarla mostrando carnés falsos de la autoridad policial.

La Audiencia Nacional condenó a Emilio Hellín Moro a 43 años de cárcel por asesinato, allanamiento de morada, detención ilegal, depósito de armas de guerra, armas de defensa, municiones, tenencia de explosivos, falsificación de DNI y uso público de nombre supuesto.

Por estos delitos fue condenado y pasó algunos años en prisión aunque consiguió huir del país aprovechando un permiso. Se acogió al amparo que le dio el Gobierno de Paraguay. En los años 90 fue deportado a España, cumplió la condena que le restaba y salió en libertad en 1996.

SU ASESINO COLABORÓ CON EL AYUNTAMIENTO

Hellín Moro, bajo otro nombre, colaboró con el Ayuntamiento como profesor externo en materia de seguridad. Desde el equipo de Gobierno, del Partido Popular, alegaban en 2012 que los antecedentes del ultraderechista condenado pasaron "inadvertidos" a lo que el entonces portavoz de IU de Seguridad, Ángel Lara, replicaba que era un "apellido inolvidable" para cualquier persona que sufriera los momentos más duros de la Transición.

Hellín Moro cambió su nombre --de Emilio pasó a Luis Enrique-- y empezó a dar clases sobre seguridad en distintas administraciones. Llegó como profesor externo al CIFSE municipal en 2011, cuando fue contratado para dar un total de 25 horas de clases en dos años. Tenía como aval su formación como ingeniero superior de Telecomunicaciones y su experiencia demostrada al haber impartido cursos a la Guardia Civil sobre delitos telemáticos, por ejemplo, como explicó en su momento el equipo de Gobierno.

Tras conocerse el pasado de Hellín Moro el Ayuntamiento decidió que no volvería a ser contratado.