La Audiencia juzgara el próximo martes a una abogada acusada de contratar a un sicario para matar a su ex marido

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 12/11/2011 13:00:37 CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará el próximo martes a la abogada María Dolores M.P. por presuntamente encargar a unos sicarios el asesinato de su exmarido, que tuvo lugar el 14 de marzo de 2007.

Mª Dolores se enfrenta a 36 años por un delito de amenazas, asesinato en grado de tentativa y asesinato consumado. Los otros dos acusados, Eloy S.B. y Charles M.G., afrontan una pena de 34 y 38 años de prisión, por los mismos delitos y extorsión.

En el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal relata que la acusada se separó de su marido, Miguel Ángel S.P. en abril de 2003, acordando el juez que la mujer se quedara con la custodia de la madre.

Desde el momento de la separación, Mª Dolores trató de apartar a su exmarido de la vida de su hija, máxime cuando inició una relación con Carlos Vicente S.P. Así, Miguel Ángel presentó en marzo de 2006 una demanda de divorcio, en la que solicitaba la guarda y custodia de su hija.

Ante el temor de poder perder a su hija, la acusada se puso en contacto con el procesado Eloy S.B., a quien pidió que le pusiera en contacto con alguna persona que pudiera ejecutar la muerte de Miguel Ángel, puesto que se movía en el círculo de porteros de locales de ocio nocturno.

En esas fechas, la acusada tuvo conocimiento que en el litigio judicial con su marido obraba un informe que aseguraba que la mujer padecía un síndrome de alienación parental, por lo que se recomendaba que la guarda y custodia pasara al padre.

En diciembre de 2006, el procesado Charles M.G. se presentó ante Eloy para estar a su servicio y éste le comentó el encargo recibido por Mª Dolores, dándole su número para que mantuvieran una entrevista. La cita tuvo lugar en una cafetería ubicada en la Gran Vía, donde aceptó el encargo.

Entretanto, Eloy pidió a un empleado suyo que robara un vehículo para que en el caso de ser identificado el coche como instrumento de la comisión del delito, no pudieran relacionarle con él o su entorno.

En la mañana del 31 de enero de 2007, Mª Dolores y Miguel Ángel se vieron las camas en un juicio de faltas. Ese mismo día, Eloy se apostó frente al trabajo de Miguel Ángel y avisó a Charles cuando éste abandonó el lugar.