El Ayuntamiento se adhiere al Pacto Regional por la Cañada y prioriza la "inaplazable tarea" del realojo

Vecinos de Cañada Real durante la protesta
EUROPA PRESS
Actualizado 26/04/2017 11:26:34 CET

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid se ha adherido, por mayoría absoluta del Pleno, al Pacto Regional por la Cañada Real Galiana poniendo el foco en la necesidad de priorizar la "inaplazable tarea" del realojo de las más de 150 familias en situación vulnerable de la mano de la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad, ha destacado el delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui.

   El ámbito de aplicación del pacto tendrá efectos sobre las personas censadas en la Cañada Real Galiana antes del 31 de diciembre de 2011. "El paso más urgente ahora es avanzar en la firma del convenio de realojo entre el Ayuntamiento de Madrid y la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad (quien tiene las competencias), que determine claramente los recursos que las administraciones públicas vamos a destinar a esta inaplazable tarea y las condiciones concretas en las que vamos a desarrollarla", ha expuesto Murgui sobre el sector 6.

   Se trata de hacer un realojo de los núcleos chabolistas "de forma dispersa" por la Comunidad "para evitar la conformación de guetos y de situaciones de marginación urbana". El edil ha defendido que ese convenio debería firmarse "en el menor tiempo posible" porque la situación "es urgente".

INSOSTENIBLE DESDE EL PUNTO DE VISTA DE DERECHOS HUMANOS

   "No se puede permitir que en nuestra ciudad haya gente viviendo en esas condiciones", ha declarado a la prensa. Sobre los plazos, el delegado ha explicado que el pacto fija un tiempo de dos años pero ha hecho un llamamiento a las administraciones implicacadas.

   "Pondría sobre la mesa el empeño para resolverlo antes en la medida de lo posible porque son situaciones que desde el punto de vista de los derechos humanos son insostenibles", ha remarcado el titular de Coordinación Territorial.

   Ante representantes de entidades sociales y vecinales de la Cañada, de los comisionados de la Comunidad y del Ayuntamiento, de diputados regionales y de ediles de Coslada y Rivas, Murgui ha celebrado el pacto, que servirá para "ordenar la zona y garantizar sus derechos sociales" en lo que es un "ejemplo de consenso".

   En la Cañada viven en la actualidad 7.283 personas en 2.537 construcciones. El delegado ha deseado que ese espíritu de consenso se impregne en otros futuros acuerdos y ha puesto el acento en la participación vecinal como un eje de futuro.

   El pacto es un primer paso en la dirección de regular la situación urbanística con un proyecto de renovación desde la legalidad y del derecho al acceso a la vivienda digna para el "pleno reconocimiento" de la ciudadanía de los habitantes de la Cañada.

   Murgui ha hecho un recorrido por algunas de las acciones ya acometidas o promovidas por el Ayuntamiento, como el incremento del control y la vigilancia para evitar la proliferación de construcciones y frenar el efecto llamada (en el último cuatrimestre se han abierto 65 expedientes de disciplina urbanística) o la coordinación policial con Rivas para aumentar la eficacia.

   A eso suma el derribo de construcciones dedicadas al tráfico de drogas con el Cuerpo Nacional de Policía, la mejora de la movilidad con una línea de la EMT que une la Cañada con Vicálvaro y otra futura con Villa de Vallecas, la mejora de la accesibilidad para los niños que van al colegio y para el paso de los vehículos antidroga, programas de refuerzo escolar con cargo al Fondo de Reequilibrio Territorial, recogida de basura, campañas de desratización o el festival de cine 16 Kilómetros, que mañana recibirá el premio Ángeles González Sinde de la Academia de Cine.

   El delegado ha manifestado que hoy se ha dado "un pasito, importante, pero pasito para la resolución de problemas de unos vecinos de Madrid, Rivas y Coslada que llevan arrastrándose muchísimos años y ya era hora de que las administraciones públicas se pusieran de acuerdo en su resolución en lo que será un proceso largo porque queda mucho por caminar y definir".

   Las bases son "sólidas" y permitirán avanzar en resolver esos problemas y "garantizar su acceso a los derechos sociales".

EMPEZAR POR FAMILIAS MÁS NECESITADAS

   El comisionado para la Cañada Real del Ayuntamiento, Pedro Navarrete, ha destacado la llegada de una solución "por fin después de 50 años para familias que viven en situaciones pésimas" mientras que se abre un diálogo con los sectores 2, 3, 4 y 5, donde hay menos vulnerabilidad, con vecinos y entidades sociales, para buscar respuestas.

   "Vamos a empezar por las familias con más necesidades (ubicadas en el sector 6, concretamente en la zona sin asfaltar). Allí empezaremos con las medidas urgentes", ha declarado.

   El párroco de Santo Domingo de la Calzada, Agustín Rodríguez, ha señalado que se marca un "hito", donde el encuentro y diálogo "siempre se hacen tan difíciles". "Ponemos una raya en el suelo marcando la línea de salida, está todo por hacer", ha remachado afirmando que una buena solución "sólo puede ir de la mano del diálogo y de la participación".

   "No es el punto final, estamos más cerca del principio. Queda todo por hablar y nos va a costar trabajo porque los consensos no son siempre fáciles pero hay sensibilidad y compromiso de diálogo", ha descrito.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies