El Ayuntamiento cede a asociaciones de San Blas el uso de un local propiedad de Delegación de Gobierno

Publicado 10/07/2017 19:07:01CET

Son ya ocho las cesiones completadas, con actividades de más de 45 entidades. La siguiente será la del antiguo cine Godella, en Villaverde

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid ha cedido el uso de un edificio de 528,46 metros cuadrados en San Blas-Canillejas propiedad de Delegación de Gobierno a las asociaciones Talloc y Por una Vivienda
Digna, que presentó un proyecto denominado 'La Chimenea' junto con la asociación cultural Krisol.

El delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, y la concejala-presidenta del distrito, Marta Gómez Lahoz, han entregado este lunes las llaves de la calle San Faustino 23 a las asociaciones, que desarrollarán actividades de asesoramiento a víctimas de violencia machista, acompañamiento a familias con necesidades de servicios sociales, distribución de alimentos, ropa y juguetes, búsqueda de empleo, acompañamiento a personas en los trámites administrativos, programas contra el absentismo escolar o un cine de barrio.

El local --ahora cedido a las asociaciones en virtud de las directrices aprobadas por el Ayuntamiento en febrero de 2016-- fue en su momento una oficina de Delegación de Gobierno de atención a la población migrante. Antes fue un colegio. Tras años en desuso fue cedido a la Junta Municipal de San Blas-Canillejas, capitaneada por Gómez Lahoz.

La cesión se plantea por un periodo de dos años prorrogables y con el objetivo de que sea destinada únicamente a actividades asociativas y sociales. Se trata, como han destacado desde el Gobierno municipal, de un ejemplo de colaboración interinstitucional por el que se le da un uso social a un inmueble público en desuso desde hace hace años. La inversión municipal ha sido prácticamente de cero euros ya que el inmueble no había sido vandalizado, algo no habitual en edicios abandonados.

La concejala del distrito ha confesado que el de hoy era un día de alegría para ella después de un proceso "bastante laborioso" dado que el inmueble es de Delegación de Gobierno. La edil ha reconocido que las directrices de cesión aprobadas por el Ayuntamiento en febrero de 2016 puede que ralenticen los procesos pero "garantizar la transparencia, la libre concurrencia concurrencia de distintos colectivos para que el resultado sea lo más justo posible".

"Seguro que habéis oído las críticas que dicen que le damos espacio a los amiguetes o a los okupas. Al contrario porque es la primera vez en la historia municipal que las cesiones de espacio se hacen con procesos de intervención así. Queremos estar seguros de que la cesión sea la más justa para el barrio", ha declarado la edil.

El delegado Murgui ha apuntado que las directrices complican un poco el proceso pero hacen también que las cesiones se conviertan en un derecho, que no dependan de la decisión arbitraria de un concejal. El reto es conseguir por lo menos un espacio autogestionado por los vecinos en cada distrito.

"INCÓMODOS, REBELDES, SOÑADORES"

Murgui ha destacado en la entrega de llaves que con estas directrices, a incluir en la futura ordenanza de cooperación público-social, los vecinos podrán seguir siendo "incómodos, rebeles y soñadores" y tendrán medios para asegurarlo con un local que ha sido cedido dentro de un proceso público y participado.

Las asociaciones concesionarias han defendido que se merecían "un local para el barrio". Desde el nuevo espacio han contado como alguna de ellas se enfrentó a quedarse sin local y sin ayuda del gobierno anterior o como otra se tenía que enfrentar a un "alquiler abusivo".

OCTAVA CESIÓN

Este es el octavo local cedido bajo las directrices de cesión de espacios municipales a entidades sin ánimo de lucro tras el de Bravo Murillo 37 (Chamberí), Cardenal Herrera Oria, 84 (Fuencarral), el del antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi (Arganzuela), los de las calles Frías 133 y Plus Ultra, 3 (Barajas) y los ubicados en la calle Salvador Martínez Lozano 3 y en José Serrano 19 (Puente de Vallecas). En todos ellos, más de 45 entidades ofrecen actividades a vecinas y vecinos.

Las directrices diseñadas por Coordinación Territorial establecen un procedimiento por el que se garantiza la transparencia, la libre concurrencia y la igualdad en el acceso a los espacios públicos y que acaba con la discrecionalidad bajo la cual se habían ido cedido espacios municipales durante décadas.

El siguiente espacio que el Ayuntamiento de Madrid cederá a entidades sin ánimo de lucro mediante estas directrices está en Villaverde. Se trata de un espacio de 1.784 metros cuadrados que albergó en su momento el antiguo cine Godella en la calle del mismo nombre.

Las cesiones de espacios se incluirán en la regulación ordenanza de Cooperación Público-Social en la que trabaja el área y que ahora está en fase de borrador. Esta futura normativa nace con la idea de incorporar la ciudadanía al desarrollo de las políticas públicas no sólo en su formulación sino también en su implantación, evaluación y gestión.

Tras la presentación del borrador al tejido asociativo madrileño, el área de Coordinación Territorial y Cooperación Publico Social ha abierto un plazo de un mes, hasta el 30 de julio, para recibir las aportaciones y propuestas de mejora de la ordenanza para su posterior estudio y consideración.

El equipo del área hará una devolución de las aportaciones en otro encuentro que se celebrará durante el mes de septiembre, antes de la tramitación ordinaria del texto. De este modo se amplían cauces u plazos de participación ciudadana con el objetivo de que la ordenanza nazca con el máximo consenso social posible.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies