Ayuntamiento dice que hasta ahora no se ha confirmado ningún caso de lipoastrofia entre los trabajadores municipales

Actualizado 19/05/2008 21:30:28 CET

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El gerente de Madrid Salud, José Manuel Tordecilla, aseguró hoy en la comisión de Seguridad que hasta el momento "no se ha confirmado ningún caso de lipoastrofia" entre los trabajadores municipales de la Agencia Tributaria y que el Ayuntamiento de Madrid ha previsto para el jueves una nueva medición de los niveles de los campos electromagnéticos, de la electricidad estática y de la humedad relativa del aire, "hasta ahora por debajo de los normales".

Trabajadores de la Agencia Tributaria de la calle Sacramento, a escasos metros de la Casa de la Villa, denunciaron la existencia de medio centenar de posibles casos de lipoastrofia. Los trabajadores se trasladaron a este edificio hace catorce meses mientras que los primeros casos fueron identificados en marzo.

La lipoastrofia es un dolencia que afecta fundamentalmente a las mujeres y que consiste en una afección consistente en una depresión lineal de la superficie cutánea que se localiza habitualmente en los muslos y que se puede confundir con la celulitis. Está causada por una pérdida local del tejido adiposo, sin que altere la piel ni el tejido muscular.

Entre las razones que se barajan como origen de esta dolencia se encuentra el tipo de mobiliario urbano, las cargas electromagnéticas y la falta de humedad aunque todavía no existen estudios contundentes que confirmen con rotundidad el origen de la afección. Esta alteración no es motivo de baja laboral en la Comunidad de Madrid.

El Gobierno municipal destacó que entre las medidas adoptadas para hacer frente a los posibles casos de lipoastrofia en la Agencia Tributaria destacan los reconocimientos médicos entre los trabajadores que los han solicitado. En este sentido, Tordecilla explicó que continúa en marcha la segunda fase de estos reconocimientos médicos por parte de Madrid Salud, en esta ocasión con un experto en Dermatología.

"Hasta ahora no hay ningún caso confirmado de lipodistrofia", repitió el gerente de este organismo tras referirse a las revisiones médicas ya realizadas. Apuntó además que esta afección puede existir sin que tenga un origen laboral.

Por su parte, la concejala socialista de Salud en el Ayuntamiento de Madrid, Carmen Sánchez Carazo, destacó que a los posibles casos de lipoastrofia de la calle Sacramento se unen otros en edificios públicos de la calle Mayor y Alcalá. Criticó además la calificación hecha por Torrecilla de esta dolencia, a la que definió como "una afección leve, calificada en algunos textos como banal, y reversible al cesar la exposición a los factores causantes".

El gerente de Madrid Salud se comprometió además en la comisión de Seguridad a convocar un comité extraordinario para informar a los trabajadores y a sus representantes de los resultados obtenidos tras los reconocimientos médicos y después de medir los niveles de los campos electromagnéticos, de la electricidad estática y de la humedad relativa del aire, una medición que se realizará de nuevo este jueves a petición del sindicato UGT.

En este punto, la concejala Sánchez Cararo criticó la escasa validez de la primera medición "al haberse realizado después de un puente", por lo tanto, los equipos habían estado apagados más tiempo de lo normal y los resultados no fueron representativos.