Ayuntamiento inicia una inspección en 350 bazares y 'todo a 100', con la que se analizarán hasta 3.000 productos

Actualizado 26/02/2013 15:04:50 CET

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Nueve inspectores de Consumo del Ayuntamiento de Madrid visitarán hasta 350 bazares y 'todo a cien' dentro de una campaña en la que se inspeccionarán hasta 3.000 productos, como ha informado este martes el Consistorio a través de un comunicado.

La campaña se pondrá en marcha este mes de febrero y se prolongará hasta octubre. Los inspectores pondrán el acento en artículos industriales y textiles, que son los que se ofrecen en mayor proporción en estos locales.

Con esta iniciativa, el área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, a través del Instituto Municipal de Consumo, pretende garantizar a los madrileños que en estos establecimientos polivalentes se cumple la normativa en diversos aspectos relacionados con el etiquetado, los precios, la factura o la publicidad.

En primer lugar se inspeccionará el etiquetado de los artículos que se venden, verificando que cumple las exigencias normativas para esta clase de productos: la obligación de que figure en castellano, de indicar la identidad del responsable del producto, la composición, las condiciones de uso y sus características esenciales.

También se comprobará la exposición adecuada de los precios de venta al público de los artículos ofertados, tanto de los que están situados en el escaparate como en los que están en el interior del establecimiento.

Se controlará la entrega de factura o recibo de la compra, con todos los datos obligatorios (la identidad del responsable del establecimiento, el concepto por el que se satisface el pago, el precio total y la fecha), la correcta exhibición el cartel anunciador de las hojas de reclamaciones y que éstas estén a disposición de los consumidores que las soliciten.

Por último, se verificará la información y la publicidad que se exhibe, para comprobar que respetan los derechos de los consumidores y no den lugar a error, además de comprobarse la existencia de restricciones no anunciadas en el pago con tarjetas de crédito, cuando los establecimientos admitan este medio de pago.

OTRAS CAMPAÑAS

El Instituto Municipal de Consumo ha realizado otras campañas semejantes. En la centrada en los 'todo a 100' de 2009, el 43,7 por ciento de los locales presentaba algún tipo de irregularidad.

Las más significativas detectadas fueron las referidas a cuando los comerciantes entregaban facturas o justificantes de compra. El 16,1 por ciento de los documentos no tenían todo el contenido exigido, como identificación del establecimiento, cantidad abonada y concepto por el que se satisface dicha cantidad y fecha.

la segunda irregularidad más frecuente pasa por que el 7,5 por ciento de los comercios no anunciaba las hojas de reclamaciones a los clientes, y el 5 por ciento no disponía de las mismas para su entrega al consumidor en caso de que las solicitara.

Asimismo, el 6,3 por ciento de los establecimientos que disponía de escaparate no exhibía de forma visible el precio de los artículos expuestos en el mismo.

Otra campaña de referencia es la de 2010 en los artículos textiles. En aquella se registró un bajo nivel de irregularidades: el 3,5 por ciento de los productos controlados. Las más significativas detectadas fueron que no constaba en el etiquetado el domicilio del fabricante, comerciante o importador en el 1,8 por ciento de los artículos.

Tampoco constaba en el etiquetado el nombre o razón social o la denominación del fabricante, comerciante o importador en el 1,3 por ciento de los artículos. Igualmente no aparecía en el etiquetado el número de registro industrial o el NIF del importador o comerciante en el 1,1 por ciento de los artículos. Asimismo, el etiquetado no estaba correctamente expuesto en el 1,1 por ciento de los artículos.

En cuanto a productos industriales, el antecedente más inmediato es la campaña de Navidad. Las irregularidades más significativas fueron que en un 12,8 por ciento de los casos el etiquetado no estaba en castellano; en el 8,8 por ciento de los artículos con etiquetado faltaba el domicilio del fabricante o del responsable; en el 6,4 por ciento de los artículos faltaba la identificación del fabricante o del responsable y que no aparecía el etiquetado en el 1,6 por ciento de los artículos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies