El Ayuntamiento de Madrid contesta a Transportes que el amianto en cocheras de la EMT "se ha erradicado"

Jorge García Castaño
, delegado de Economía del Ayuntamiento de Madrid
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 01/03/2018 14:21:09CET

Al Consistorio le parece "poco ético el intento desesperado de la Comunidad por intentar extender la sospecha para intentar tapar su gestión y ocultación de los hechos"

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El delegado de Hacienda de Madrid y consejero en la Empresa Municipal de Transportes (EMT), Jorge García Castaño, ha contestado a la consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid, Rosalía Gonzalo, que el amianto en las cocheras "se ha erradicado".

García Castaño ha explicado en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que se acometió una intervención "rápida y contundente en los últimos meses" después de que Gonzalo haya dicho este jueves que en las cocheras de la EMT hay amianto y que hay que erradicarlo.

Desde la EMT han recordado que la empresa cerró provisionalmente dos naves del Centro de Operaciones de Fuencarral el pasado noviembre, se paralizaron las obras de mejora y se tomaron las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los trabajadores sin reparar en el coste que esto supondría. Todo ello se hizo de manera coordinada con el Instituto de Salud.

Las obras de mejora, según las mismas fuentes, estaban siendo realizadas por una empresa subcontratada en las que no se habían aplicado adecuadamente los protocolos establecidos en la normativa vigente en trabajos sobre cubiertas de uralita.

La EMT ya anunció entonces que depuraría responsabilidades, internas y externas, para analizar las causas del incumplimiento de la normativa vigente en la realización de las obras y no descartaba la adopción de medidas complementarias.

Desde el Ayuntamiento han destacado que se actuó "con total rapidez y eficacia poniendo la seguridad de los trabajadores por encima de todo, una actitud que contrasta totalmente con la gestión realizada en Metro por la Comunidad de Madrid, que ha puesto en riesgo la salud de muchos trabajadores y cuyas consecuencia ahora mismo son difíciles de evaluar, pero que pueden ser dramáticas".

Fuentes municipales han indicado que les parece "poco ético el intento desesperado de la Comunidad por intentar extender la sospecha para intentar tapar su gestión y ocultación de los hechos".