El Ayuntamiento modifica el PGOU para poder recuperar las murallas árabe y cristiana sin tener que expropiar los edifici

Actualizado 10/06/2009 17:40:14 CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó hoy una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997 para poder proceder a la recuperación de los lienzos de las murallas árabe y cristiana y crear zonas verdes y equipamientos en su entorno sin tener que expropiar los nueve edificios particulares de la zona, según explicó hoy en rueda de prensa el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

El ámbito de la muralla tiene un carácter discontinuo y está integrado por tres manzanas. La primera es la del parque del Emir Mohamed I, colindante con la catedral de la Almudena, donde se sitúan los restos más relevantes de la muralla árabe del siglo IX.

Esta manzana está delimitada por las calles Mayor, Bailén, Cuesta de Ramón y Cuesta de la Vega; la segunda manzana, que contiene restos de la muralla cristiana del siglo XII, está delimitada por la Cava Baja, la calle Almendro y la plaza del Humilladero. La tercera manzana es la situada entre la plaza de Isabel II y las calles Escalinata, Santiago y Espejo, donde quedan también restos de la antigua muralla cristiana.

Las actuaciones previstas en el Plan de 1997 en estos tres puntos suponían la liberación de los lienzos de muralla situados en el interior de los edificios y la creación de zonas verdes de carácter aislado para resaltar esos restos, pero afectaban a 93 viviendas. A finales de la pasada legislatura, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con los residentes para cambiar la estrategia, buscando alternativas que no perjudicasen al vecindario.

Así, el 30 de abril, los responsables municipales presentaron a la Comisión de Seguimiento --constituida en febrero de 2007 con la participación de los vecinos-- un nuevo planteamiento urbanístico para las tres manzanas.

"Basándose en estudios técnicos realizados durante el año 2007, tras haber hecho un trabajo de campo exhaustivo que permitió conocer en detalle el estado actual de los edificios afectados y las características de los restos de la antigua muralla cristiana, la modificación del anterior Plan pretende alcanzar cinco objetivos concretos: mejorar las condiciones de habitabilidad de toda el área, mantener la edificación residencial, crear nuevos equipamientos y zonas verdes, facilitar la restauración didáctica y puesta en valor de las murallas árabe y cristiana, respetando las alineaciones históricas de la edificación y, consecuentemente, poner fin a la paralización urbanística que ha sufrido esta zona hasta ahora", explicó Gallardón.

NUEVA ORDENACIÓN

Así, la nueva ordenación abarca una superficie total de 25.707 metros cuadrados y destina seis parcelas municipales a nuevos equipamientos (calle Almendro, 7, 15 y 17, calle Espejo, 14 y Cava Baja, 22) y a zonas verdes (calle Almendro, 3). También se destinan a nuevos equipamientos y zonas verdes otras cinco parcelas de titularidad privada, las cuales serán obtenidas por el Ayuntamiento: tres son de carácter residual (Escalinata, 21, Cuesta de Ramón, 5 y Cava Baja, 20), y dos de uso industrial, incompatibles con el carácter histórico de la zona (Almendro, 11 y Escalinata, 13).

Con esta planificación se recuperan espacios residuales y degradados, en los que no se puede edificar (caso de Cava Baja, 20, que sólo tiene 21,88 metros cuadrados de superficie y está rodeado por un terreno de propiedad municipal), o que se usan como aparcamiento de vehículos y zonas de paso (caso de Cuesta de Ramón, 5) que se va a añadir al conjunto de zonas verdes del parque del Emir Mohamed I, facilitando así la conexión peatonal con la parte inferior del viaducto.

En conjunto, se crearán 1.338 metros cuadrados de zonas verdes y 2.377 metros cuadrados de equipamientos localizados en edificios cuyo diseño permitirá poner en valor los restos amurallados relevantes situados en el ámbito, facilitando el acceso a los visitantes e incrementando la calidad de vida de los vecinos.

"Hay que destacar, además, que una vez que se aprueba la modificación del Plan General (en Pleno) no será preciso ningún planeamiento posterior para la concesión de licencias, ya que se contemplan todas las determinaciones necesarias, incluida la catalogación de edificios", apuntó el primer edil.

También señaló que, no obstante, "para asegurar la protección adecuada de los lienzos de la muralla se elaborará un Plan Temático del Recinto Amurallado, cuyos objetivos serán poner en valor los restos existentes en los edificios, establecer criterios de tratamiento de los espacios libres públicos que refuercen la singularidad del recinto, contribuir a la mejora ambiental y la habitabilidad, e integrar el recinto amurallado en el nuevo sistema de conexiones peatonales entre el centro y el río Manzanares".

Tras la aprobación inicial por la Junta de Gobierno, se abre ahora un periodo de información al público que se alargará 30 días. Durante este plazo, los ciudadanos podrán presentar alegaciones, que el Ayuntamiento estudiará. Todas las propuestas que aporten alguna mejora, se incorporarán al documento definitivo que habrá de aprobarse en el Pleno municipal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies