El Ayuntamiento no se plantea expropiar el Beti Jai aunque espera el auto de un juez para poder entrar en el recinto

Actualizado 20/03/2010 11:30:34 CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid "no se ha planteado en ningún momento" la expropiación del frontón Beti Jai, en el distrito de Chamberí, aunque espera el auto de un juez para poder entrar en el recinto e iniciar las obras necesarias, confirmó a Europa Press la coordinadora general de Urbanismo en el Consistorio, Beatriz Lobón.

"No hay ninguna negociación sobre una expropiación en absoluto, el Ayuntamiento no se ha planteado expropiar en ningún momento", insistió Lobón. En lo que sí trabaja el Consistorio es en la ejecución sustitutoria de obras ante la pasividad de la propiedad privada titular del recinto.

Lobón expuso que Urbanismo tuvo una reunión con la propiedad, quien permitió la realización de una inspección del Beti Jai pero, de nuevo, se negaron a dejar las llaves para acceder al recinto. "Por eso, de manera oficial hemos pedido la entrada en domicilio y en el momento en el que el juez dicte un auto autorizándonos entraremos e iniciaremos las obras", manifestó la coordinadora general de Urbanismo.

En la anterior comisión de Urbanismo, la propia Lobón apuntó sobre la expropiación que es "una posibilidad que tiene el Ayuntamiento, no una obligación" y que, además, esta acción podría ejercerla otra Administración, como la Comunidad de Madrid. Precisamente el Gobierno regional actualizará en menos de un mes la declaración del Beti Jai de la capital como Bien de Interés Cultural (BIC) con el fin de evitar que sus actuales propietarios lleven a cabo actuaciones especulativas.

Lobón aseveró que durante todo este tiempo el Consistorio ha hecho lo que marca la ley, que no es otra cosa que garantizar la seguridad del edificio, lo que se une a las frecuentes visitas de inspección. Recordó asimismo que en octubre de 2008 la propiedad presentó un plan de obras de mantenimiento, que afectaban a las humedades registradas, la fachada o el forjado, un programa que recibió el visto bueno de la Comisión Institucional para la Protección del Patrimonio Histórico-Artístico (CIPAHN).

Sin embargo, el programa no se llevó a cabo por parte de la propiedad privada, por lo que el pasado mes de diciembre el Ayuntamiento dictó una orden de ejecución sustitutoria. Con ella en la mano, los técnicos municipales visitaron el frontón en enero. La propiedad no puso impedimento alguno para la entrada "pero no entregó las llaves", por lo que el Consistorio se limitó a iniciar obras en el exterior del edificio, expuso la coordinadora. La historia se ha vuelto a repetir, por lo que el Ayuntamiento ha recurrido a un juez.

El Frontón Beti Jai (siempre fiesta, en euskera) se levantó en la última década del siglo XIX y en 1977 recibió la declaración de Monumento Nacional. Fue inaugurado el 29 de abril de 1894 y estuvo en funcionamiento hasta el año 1919. Con la Guerra Civil sus instalaciones fueron reconvertidas en comisaría y, durante los primeros años de la dictadura franquista, sirvió como lugar de ensayo de bandas musicales vinculadas a la Falange Española. En 1997 fue comprado por 2,3 millones de euros por la sociedad vasca Frontón Jai Alai, que inicialmente pretendía su recuperación para uso deportivo. Posteriormente, la propiedad pasó a manos de la empresa Aguirene.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies