El Ayuntamiento pide que AENA compense a Torrejón con 30 millones de euros por el ruido de Barajas

Actualizado 22/10/2010 21:50:41 CET

TORREJÓN DE ARDOZ, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz ha anunciado este viernes que en las alegaciones presentadas sobre el ruido del Aeropuerto de Barajas ha reclamado que AENA indemnice a Torrejón con 30 millones de euros "por la vulneración sistemática de los derechos fundamentales al descanso, la salud y la intimidad" y también con otros 12 millones de euros de forma anual.

El alcalde de Torrejón, Pedro Rollán, ha explicado este viernes las alegaciones a la delimitación de la servidumbre acústica del aeropuerto Madrid-Barajas tras la reforma de la Ley de Navegación Aérea aprobada el pasado mes de marzo. En ellas, el Ayuntamiento exige que los aviones dejen de sobrevolar Torrejón de Ardoz, "tal y como indica la huella acústica que excluye 'oficialmente' a la ciudad de la zona de paso de las aeronaves".

También se solicita que se sancione a todos los aviones que se desvíen de su ruta y causen molestias a los vecinos. Además, se reclama la necesidad de limitar la potencia de los aviones en las rutas más pobladas y los vuelos en horario diurno así como el cierre nocturno del aeropuerto y que, "ante la evidencia de que los aviones siguen sobrevolando Torrejón", se amplíe la huella sonora para incluir al municipio, aislando acústicamente las viviendas afectadas e instalando medidas de absorción del ruido como pantallas acústicas o medioambientales.

Además, en sus alegaciones, el Ayuntamiento también reclama que Torrejón ingrese como miembro de pleno derecho en la Comisión de Seguimiento de las Actuaciones de la Ampliación del Sistema Aeroportuario de Madrid (CSAM) y la instalación de sonómetros en las zonas residenciales, principalmente en el barrio de Fresnos y Barrio del Castillo, para que AENA compruebe que los aviones sobrevuelan y superan los niveles de ruido establecidos.

Igualmente, el alcalde Pedro Rollán, solicita que se compense a Torrejón con 30 millones de euros "por la vulneración sistemática de los derechos fundamentales recogidos en la Constitución Española, como son el derecho al descanso, a la salud y a la intimidad que sufren los vecinos de la ciudad y con otros 12 millones de forma anual".