BBVA prevé un crecimiento para el PIB de Madrid del 3,4% en 2018 y del 2,7% en 2019

Calle Gran Vía de Madrid
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 14/06/2018 9:29:37 CET

Estima que se crearán 156.000 puestos de trabajo en estos dos años y alerta sobre la temporalidad, el desempleo juvenil y el paro a largo plazo

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

BBVA prevé que el PIB de Madrid crezca un 3,4 por ciento en 2018 y un 2,7 por ciento en 2019, lo que conllevaría la creación de 156.000 puestos de trabajo en estos dos año y una reducción de la tasa de paro hasta el 12,7 por ciento.

   Así lo ha expuesto el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, quien ha sido el encargado de presentar este miércoles el informe 'Situación Madrid' correspondiente al primer semestre de 2018.

   Cardoso ha alertado durante su exposición de que "algunos de los desequilibrios que se acumularon durante el periodo de crisis" se mantienen. En este sentido, ha señalado que la tasa de paro entre el 12 y el 13 por ciento "sigue siendo excesivamente elevada", al tiempo que ha alertado sobre la temporalidad, el desempleo juvenil y el paro a largo plazo.

   A este respecto, ha advertido de que "existen colectivos especialmente vulnerables" que necesitan de la implementación de políticas que ayuden a reducir esos "elevados niveles de precariedad" y a impulsar la creación de empleo de forma específica.

   En cuanto al PIB, ha constatado que la economía madrileña viene de tasas de crecimiento del 3,5 por ciento que previsiblemente se van a mantener en los próximos dos años, "con una moderación" en 2019. Si bien, se mantendrán por encima del conjunto de España, ya que a nivel nacional la previsión de crecimiento se sitúa en el 2,9 por ciento en 2018 y el 2,5 por ciento en 2019.

   La evolución favorable de la economía madrileña se explica por varios factores, entre los que destaca el sector exterior, ya que aumentaron las exportaciones tanto de bienes como de servicios. Dentro de los servicios, destaca el sector turístico, que ha crecido con una aportación significativa de los turistas extranjeros.

   Por otro lado, en cuanto a la demanda interna, el consumo y la inversión continuaron aumentando, en parte por la recuperación del sector inmobiliario que hasta ahora había venido lastrando el crecimiento de la demanda interna, en el que se registra un aumento de las ventas de viviendas y del empleo, "después de ajustes significativos".

   También está contribuyendo al crecimiento de la economía madrileña la política fiscal, ya que tras unos años de ajuste, el gasto público está aumentando, aportando también al aumento de la demanda interna.

   La confianza de empresas y familias es "relativamente elevada" y las expectativas de BBVA para la economía madrileña son favorables, impulsada por un crecimiento global que debería contribuir al crecimiento de la demanda de bienes y servicios de la Comunidad, y mientras que a nivel interno se prevé un impulso por una política fiscal expansiva con los presupuestos de 2018 y de cara a las elecciones de 2019.

   No obstante, el consumo interno sigue siendo un "factor de riesgo", condicionado por los precios del petróleo y los tipos de interés, así como una posible desaceleración del sector turístico como consecuencia de la pérdida de competitividad en precios que se está dando en el sector, y la incertidumbre política.

   La cercanía del ciclo electoral, que "va a incrementar los incentivos" para que no se cumpla la regla de gasto, tiene una doble lectura como "soporte de la actividad" y  como "factor de riesgo", ya que "incrementaría la vulnerabilidad de la economía española".

LA RECUPERACIÓN ES MÁS FUERTE FUERA DE LA CAPITAL

   Para Cardoso, "el principal reto hacia adelante", más que la consolidación del crecimiento económico, es reducir los "desequilibrios" que se mantienen, en alusión a la elevada tasa de paro, la temporalidad, el paro juvenil y el desempleo a largo plazo.

   Ante el riesgo de "generar una recuperación que incremente la desigualdad entre aquellos que tienen puestos de trabajo y los que no", Cardoso ha abogado por medidas para mejorar el mercado de trabajo, condicionado además por el cambio tecnológico, que dejará a ciertos colectivos en una situación especialmente vulnerable frente a la automatización.

   Cardoso ha señalado además de que el crecimiento en la Comunidad de Madrid es "heterogéneo", quedándose atrás la ciudad de Madrid con respecto a otras zonas urbanas de la región, en las que el empleo ha crecido en mayor medida.

   Aunque BBVA no ha analizado las causas de esa heterogeneidad, Cardoso ha apuntado que podrían estar relacionadas con el tipo de sectores que se están expandiendo y con los costes de operación.

   Por otro lado, ha indicado que el impacto negativo en el crecimiento de Madrid de la crisis catalana se traduce en 2 décimas, es decir que sin ese factor se estaría hablando de un crecimiento del 3,6 por ciento, en lugar del 3,4 por ciento.

Contador