Cae una banda que robaba en el Corredor del Henares y vendía lo sustraído en comercios de origen chino

Actualizado 20/10/2010 16:32:27 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Grupo de Delincuencia Organizada de la Policía Judicial, en el marco de la operación 'Escaparate', han desarticulado un grupo especializado en la realización robos en el Corredor del Henares y que luego vendían lo sustraído a comercios de origen chino, ha informado la Benemérita.

Los ocho detenidos formaban un grupo perfectamente organizado, en el que sus integrantes se repartían las diferentes tareas delictivas, desde la vigilancia de las zonas aledañas a la comisión de los robos, a la receptación y reventa de los artículos sustraídos.

Las indagaciones previas que desembocaron en la operación 'Escaparate' fueron iniciadas por el Equipo de Policía Judicial de Colmenar Viejo, que se encargó de investigar un robo en un local comercial de Morarzarzal el 2 de julio. Este robo fue cometido con un vehículo robado, que se utilizó para empotrarlo contra los cerramientos del establecimiento.

Los primeros indicios desvelaron que la Guardia Civil se encontraba ante una compleja organización, que actuaba en Madrid y en las provincias vecinas. Por este motivo, la investigación se traspasó al Grupo de Delincuencia Organizada de la Comandancia de Madrid, que decidió la apertura de la operación 'Escaparate'.

Las pistas recogidas en Morarzarzal condujeron a la identificación de uno de los autores del robo y a su posterior localización en San Fernando de Henares. Durante el transcurso del verano, y a través de este encartado, se pudo encontrar al resto de la banda en las localidades de Arganda del Rey y Coslada.

Los agentes determinaron que el grupo, integrado por seis rumanos y un español, obtenía la información necesaria para fijar sus robos a través de ciudadanos rumanos cercanos a los entornos laborales sobre los que iban a delinquir.

La Guardia Civil también halló un nuevo delito, pues varios de los investigados reinvertían los beneficios obtenidos de su actividad ilícita en la distribución de estupefacientes por el Corredor del Henares.

El último paso, previo a las detenciones, fue la averiguación del destino de la mercancía robada: un varón de origen chino era el encargado de receptar los objetos sustraídos para venderla en los negocios de su propiedad.

La fase de explotación de la operación 'Escaparate' confirmó, a través de los registros domiciliarios en San Fernando de Henares y Coslada, y de una nave industrial sita en un polígono de Pinto, todos los extremos investigados.

Individualmente, a los detenidos se les imputan 10 delitos de robo con fuerza, asociación ilícita y contra la salud pública. La Guardia Civil se ha podido incautar de numerosos teléfonos móviles, tabaco y efectos sustraídos en estancos, 65 gramos de cocaína y las herramientas necesarias para la comisión de sus hechos delictivos, además de una cantidad en efectivo superior a 8.100 euros.