Cambios de nombres de calle, al Pleno de diciembre, y las nuevas placas llegarán en 2017

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Cambios de nombres de calle, al Pleno de diciembre, y las nuevas placas llegarán en 2017

Símbolos y calles franquistas, franquismo, calle del general García Escamez
EUROPA PRESS
Publicado 25/11/2016 9:00:01CET

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los cambios de denominación de calles, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, pasarán por el Pleno de Cibeles en la sesión de diciembre, de modo que las nuevas placas empezarían a instalarse ya en 2017, ha informado a Europa Press el tercer teniente de alcalde de Madrid, Mauricio Valiente.

El coste de cambiar cada placa es de 54 euros, cuantía que correrá a cargo de las Juntas de Distrito. En un principio serán 27 las calles que pasarán por Pleno, una vez que la Junta de Gobierno del pasado 17 de noviembre aprobara someter a consulta pública previa la modificación parcial de la ordenanza reguladora de la denominación y rotulación de vías, espacios urbanos, edificios y monumentos de titularidad municipal y así como la numeración de fincas e inmuebles.

El Comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid entregó un informe el pasado julio con sus propuestas de cambio de denominación para 27 calles o plazas, como Caídos de la División Azul, General Orgaz, Hermanos García Noblejas o Comandante Zorita.

Así, la Plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo pasaría a llamarse Plaza Mayor de Barajas; el paseo del general Muñoz Grandes se cambiaría a Marcelino Camacho; la plaza Arriba España por Plaza de la Charca Verde o Caídos de la División Azul por Mercedes Fórmica, novelista, falangista y abogada que denunció la vida de las mujeres casadas víctimas de violencia.

La Plaza del Caudillo se convertiría en la Plaza Mayor de El Pardo o la calle General Millán Astray pasaría a Avenida de la Inteligencia dado que el militar irrumpió en 1936 con un '¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!' en el discurso de Miguel de Unamuno en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. El rector Unamuno le respondió con un '¡Viva la inteligencia'.

Los cambios incluyen pasar de la Avenida del Arco de la Victoria a Avenida de la Memoria y de Comandante Zorita a calle de Aviador Zorita siendo la misma persona y que, aunque participó en la Guerra Civil, debe su notoriedad a sus posteriores logros como aviador.

El comisionado propone cambiar Batalla de Belchite por Belchite; General García de la Herrán por Cooperación, su antigua denominación; la plaza dedicada al poeta y periodista Juan Pujol, jefe de Prensa y Propaganda de los sublevados en 1936, por calle Corpus Barga, en referencia al periodista Andrés García de Barga y Gómez de la Serna, conocido por el seudónimo de Corpus Barga.

General Asensio Cabanillas pasaría a Arturo Barea y General Dávila por calle de Max Aub. La calle del Primero de Octubre, fecha en la que el general Franco asume el puesto de jefe del Gobierno y del Estado, se cambiaría por el nombre del socialista Julián Besteiro; Capitán Cortés por el periodista Manuel Chaves Nogales; General Sagardía Ramos por el anarquista Melchor Rodríguez, que durante la Guerra Civil desarrolló una destacable labor humanitaria salvando la vida a centenares de personas, o General Orgaz por calle de Fortunata y Jacinta, personajes principales de la novela homónima de Benito Pérez Galdós.

La calle de los Hermanos García Noblejas se sustituiría por Institución Libre de Enseñanza; Eduardo Aunós por Teniente Castillo, militar que simpatizaba con las ideas republicanas y cuyo asesinato fue utilizado como pretexto para el de José Calvo Sotelo, desencadenante inmediato de la Guerra Civil; plaza de Aunós por José Castillejo, jurista y pedagogo; y pasaje del General Mola por General Baldomero Espartero, príncipe de Vergara.

GENERAL VARELA, FERNÁNDEZ LADRERA, GENERAL MOSCARDÓ...

Además la calle del General Varela se sustituiría por el diplómatico Carlos Morla Lynch; General Yagüe por San Germán, su antigua denominación; Fernández Ladreda por Plaza Elíptica, también su anterior denominación; General Moscardó por Edgar Neville, y General Saliquet por Soledad Cazorla, fiscal del Tribunal Supremo desde 1996. Fue la primera fiscal de Sala encargada de Violencia sobre la Mujer.

El Comisionado de la Memoria Histórica, presidido por Paca Sauquillo, aceptó como punto de partida para la propuesta de modificación del callejero la revisión del compendio de todas aquellas calles que hubieran sido cuestionadas desde cualquier instancia ciudadana o administrativa.

Eso aconsejaba establecer un plan dividido en dos partes. En la primera el objeto de la propuesta viene definido por un paquete de calles revisado, caracterizado por su más visible y estrecha relación con el núcleo central de las razones de revisión del callejero. La segunda parte del plan estará incluido el resto de las calles que serán revisadas en el futuro.

APLICACIÓN DE LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA

La propuesta de revisión de la nomenclatura de las calles de la ciudad de Madrid se atiene a lo previsto en el artículo 15 de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica, que señala que las administraciones públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura del general Francisco Franco.

El Comisionado sólo sugiere la retirada del nombre de una calle cuando el motivo principal de la denominación tiene una vinculación directa con la exaltación de los tres hitos históricos señalados por la ley descartando aquellos supuestos en los que la vinculación es muy menor o quede claramente desplazada por la existencia de otros méritos y razones cuya relevancia oscurecen las razones legales hasta el extremo de convertirlas en irrelevantes.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies