Carmena: "Una gran trampa son los partidos políticos, que te despersonalizan"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Carmena: "Una gran trampa son los partidos políticos, que te despersonalizan"

Manuela Carmena
JOSEFINA BLANCO
Publicado 20/10/2016 17:39:58CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, cree que el futuro de izquierda debe centrarse más "en la bondad, la fraternidad y la empatía" y ha de tener "una consideración muy fuerte de las personalidades individuales de los colectivos".

"Dicen que un problema grande de la izquierda es que ha trabajado mucho el tema de la libertad y la igualdad y ha olvidado la fraternidad", ha afirmado en un coloquio en la Universidad Autónoma de Madrid, el que ha participado este mediodía junto a la periodista Pepa Bueno.

La regidora madrileña ha afirmado que los partidos políticos son "una trampa", ya que "te despersonalizan"; al tiempo que se ha mostrado contraria a someterse "a una seria de consignas y operativas" propias de las formaciones políticas.

Considera que "ser una persona normal tiene muchos beneficios". "A mí la gente normal me encanta. Para ser normal tienes que ser tú misma, no pueden someterse a una seria de consignas. Tienes que hacer la compra e ir a hacer un análisis de sangre, como esta mañana, hacer la cola y ver la cara de la gente", ha comentado.

La primer edil matritense ha aseverado que los partidos "están en crisis" y que hay que gestionar las cosas de otra manera, a través del "empoderamiento personal". A su juicio, está empezando "una gran revolución y vivimos un momento interesantísimo".

"Todavía estamos en un momento de crisis profunda y me da miedo que no haya políticos inteligentes que se hagan cargo del a complejidad de la situación y que esto pueda generar desconfianza y tengamos momentos difíciles", ha proseguido.

SU ACTITUD FRENTE A LAS CRÍTICAS

A continuación, Pepa Buena ha preguntado a la alcaldesa si acepta los reproches que lleva aparejado un cargo como el actual. "No me resulta difícil, me resulta normal. Para mí no es muy extraordinario ser alcaldesa, me parece que soy una vecina más que tengo que gestionar estas cosas. Cuando me critican, pienso: 'Qué poquito me conocen', y ya está. No le doy demasiada importancia", ha dicho.

Además, ha afirmado que las críticas personales le duelen "muy poco" por su edad. "A mí me importan los amigos, las personas queridas. Y sé que cuando me equivoco me lo van a decir; y siempre va a ver quien no le gusta lo que haga", ha añadido.

Carmena también ha declarado que le extraña que le reprochen que haga un discurso "buenista". "Me sorprende que no se valore la bondad en la política. Quiero estar rodeada de políticos buenos. La gente me mira pensando '¿qué estás diciendo?. Y por qué no, digo yo", ha manifestado.

En ese punto, ha contado que el otro día charlando con una persona de la oposición le digo que le caía bien pero que si se convertía en amiga suya le costaría meterse con ella. "Yo le respondí: pues no te metas conmigo", ha apostillado Carmena, un comentario que ha provocado las sonrisas de los estudiantes asistentes al foro.

"¿Pero qué estamos haciendo. Esto no es política. La política es gestionar las cosas que le preocupan a la gente y los servicios públicos con la mejor voluntad, que los madrileños puedan realizar sus sueños... Pero están los que dicen 'El partido me ha dicho que si no nos metemos con vosotros...' Esto no tiene sentido. Queremos políticos sensibles, hay que amar la agente. Pero dices estas cosas y te miran como un extraterrestre", ha proseguido la primer edil.

EL PROBLEMA DE LA LIMPIEZA

También han hablado de la suciedad de la capital. Manuela Carmena ha afirmado que los madrileños "están muy poco acostumbrados a ser buenos ciudadanos en materia de limpieza". "Ese es el principal elemento. Luego hablaremos de que tenemos pocas personas limpiando porque hay un contrato con unas condiciones. Aunque tuviéramos más personas estaría muy difícil que estuviera limpio con un ritmo de ensuciamiento tan alto", ha apuntado.

En este sentido, ha lamentado "lo poco que se quiere Madrid a sí misma". "Tenemos una educación cívica muy baja. El otro día estaba esperando un autobús y ha unos chicos comiendo y dejando los papeles en el suelo", ha relatado.

La alcaldesa también ha criticado los contratos de limpieza que firmó el anterior Consistorio por diez años, por lo que cree que "no se pueden hacer contratos que superen el periodo de mandato". "Fueron contratos un poco de bazar chino, porque eran a la baja. Las propias empresas tienen esa actitud y nosotros tenemos las disyuntivas políticas para ver si se pueden mejorar. Debe haber más personas que limpien Madrid pero es imprescindible que no se ensucie", ha finalizado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies