Carmena pone en el centro la cultura de la mujer y propone echar el delantal atrás y convertirlo en capa de Superwoman

386256.1.644.368.20180307191115
Vídeo de la noticia
Publicado 07/03/2018 19:11:15CET

Se ha distanciado de quienes identifican la maternidad como el origen de los techos de cristal y ha defendido su dignificación

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha puesto en el centro del debate la cultura de la mujer y la defensa de modelos propios, lejos de los masculinos, y ha propuesto transformar los delantales "como los que mañana se colgarán en los balcones" por la huelga feminista, echarlos hacia atrás y transformarlos en una "capa de Superwoman"

Lo ha hecho este miércoles en el acto institucional por el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer adelantado para que la concejalas que lo deseen participen en las acciones reivindicativas de la huelga feminista.

Carmena ha hecho un alegato feminista lamentando que la cultura de la mujer haya quedado relegada a un punto de inferioridad durante años. Tras citar a algunos de sus referentes, como Betty Friedan o Concepción Arenal (cuya estatua 'tuneó' porque parecía una "señora con bigote" y lo que quería demostrar era su cara "dulce, de mujer alegre y que se puso el mundo por montera"), Carmena ha opinado que se ha caído en una cierta confusión.

"Se ha confundido igualdad de oportunidades con la no igualdad de los modelos. No es lo mismo ser una mujer política o jueza que un hombre político o un juez porque la mujer incorpora lo que tiene que ver con la necesidad de entender que la vida personal de cuidados, emoción, empatía, tien que estar en la vida profesional", ha argumentado.

La regidora ha criticado que se consideren "muy importantes las reuniones políticas y profesionales y no las que tienen que ver con lo personal, con la amistad, con la empatía, con las emociones". "Si no somos capaces de demostrar que somos de otra manera no avanzaremos", ha apostillado.

Sí ha reconocido que hay mujeres que siguen patrones masculinos, lo que le ha llevado a señalar a Margaret Thatcher, pero ha llamado a las mujeres a defender "modelos diferentes". Carmena se ha distanciado especialmente de aquellas personas que identifican la maternidad como el origen de los techos de cristal y ha defendido su dignificación y que "la vida doméstica esté junto a la profesional".