El carnet de conducir en Madrid cuesta de media 694 euros, un 12% menos que hace 5 años y menos que en otras ciudades

Actualizado 31/08/2007 16:28:48 CET

Las autoescuelas madrileñas aprueban en cuestión de horarios y competencia, pero suspenden en el uso de nuevas tecnologías

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Sacarse el carnet de conducir B-1 en Madrid cuesta de media 694 euros, según un estudio realizado por la revista Consumer Eroski y recogido por Europa Press, un 12 por ciento más barato que hace cinco años y menos que en otras comunidades autónomas.

El estudio, que incluyó a 200 autoescuelas de 18 capitales españolas, 15 de ellas en Madrid, revela el gasto que supone obtener el permiso de conducir con 20 clases prácticas y aprobando las pruebas teórica y práctica a la primera.

Con estas condiciones, en Madrid se deben desembolsar 694 euros de media, lo que convierte a la capital en la tercera ciudad más barata entre las estudiadas, por detrás de Granada (505 euros) y A Coruña (513 euros). La media nacional se situó en los 949 euros, un 27 por ciento más caro que en Madrid. En concreto, el 42 por ciento de este dinero recae sobre las clases prácticas en Madrid (el 54 por ciento en el caso nacional).

Las ciudades más caras para obtener el B-1 son Bilbao (1.358 euros), Pamplona (1.326 euros) y San Sebastián (1.300 euros). Además, el precio en la capital ha descendido un 12 por ciento desde 2002, lo que contrasta con el incremento del 1 por ciento que ha sufrido la media nacional.

Por otra parte, si los aspirantes madrileños a conductores dedicaran tiempo a comparar precios entre las distintas autoescuelas podrían llegar a ahorrarse hasta un 46 por ciento, ya que entre la autoescuela más cara (882 euros) y la más barata (478 euros) de las estudiadas hay 404 euros de diferencia. En el conjunto de España el ahorro máximo posible es de tan sólo el 34 por ciento.

En la valoración de competencia de precios, Consumer Eroski otorga un aprobado a la capital, ya que sólo en el 40 por ciento de los centros el precio final difería en menos de 80 euros, frente al 56 por ciento de los 200 analizados a nivel nacional.

OFERTAS EN MADRID

En 14 de los 15 casos analizados en la capital se incluyen en la matrícula algunas clases prácticas, aunque la mayoría no ofrecen más de 12 sesiones. Además, estas clases de conducción son, de media, dos euros más baratas que en el resto de España, 27 euros frente a 29 euros.

La autoescuela visitada más barata pedía 23 euros por sesión, mientras que en la más cara se cobran a 31 euros. La práctica más cara de España se oferta en el centro de Barcelona por 53 euros, si bien en la comparativa hay que tener en cuenta la duración de estas clases, que en Madrid es, en la mayor parte de los casos, de 45 minutos. Esto hace que, por minuto, Madrid pase a ser una de las ciudades más caras, ya que su 0,61 euros contrasta con el 0,58 euros por minuto de media del estudio.

El precio de la matrícula en la capital ronda los 223 euros, casi 60 euros menos que en la media española (280 euros). De nuevo, el tiempo de validez de la matrícula también influye en su precio: mientras que la media nacional se sitúa en 9 meses, en Madrid sólo vale para medio año, aunque dos de las autoescuelas visitadas ofrece un tiempo de validez indefinido (el 20 por ciento de las escuelas visitadas en toda España tienen esta oferta) mientras que otras dos conceden sólo un año para sacarse el carnet.

El examen práctico se cobra en el 93 por ciento de los casos madrileños y en el 90 por ciento de los españoles, y en Madrid se paga el precio más caro: 69 euros de media en la capital, casi el doble que de media, que es de 35 euros. En cuanto a la tasa de tráfico, todas las autoescuelas del estudio cobran la cantidad legal establecida, 78,20 euros.

A esto hay que añadir que en el 27 por ciento de los casos se cobra por la gestión que se realiza con la Jefatura Provincial de Tráfico, si bien el precio en Madrid duplica al de la media nacional, 113 euros frente a 59 euros.

MEDIOS MATERIALES

En cuanto a la dotación tecnológica y el uso de los nuevos medios de comunicación en las autoescuelas, Madrid suspende por su escasa implantación. En tan sólo el 20 por ciento de los centros visitados se puede pagar con tarjeta, frente al 46 por ciento del total del estudio.

Únicamente en dos de las quince madrileñas hay ordenadores para impartir clases teóricas (en el 40 por ciento de media nacional), si bien la metodología on-line es habitual en el 40 por ciento de los casos. En España, hasta en el 50 por ciento de los casos se usan estos métodos interactivos.

En cuanto al material audiovisual, sólo en dos de los quince centros consultados en la ciudad se hace uso de ellos, frente a la media nacional del 50 por ciento. En cualquier caso, todas las autoescuelas permiten a sus alumnos llevarse material de estudio a casa y en todos se ofrecen diferentes horarios para la formación práctica y también para la teórica.

El número de coches en las autoescuelas oscila entre dos y ocho, y en el 36 por ciento de los casos madrileños se puede elegir qué vehículo se quiere utilizar. Sin embargo, aunque estos indicadores son buenos, Madrid suspende en la adaptación para personas minusválidas, ya que tan sólo tres de las 15 autoescuelas disponen de al menos un coche adaptado, si bien estos datos son mejores que en la media nacional.

RECUPERAR PUNTOS PARA EL CARNET

Consumer Eroski también ha estudiado a las tres autoescuelas de Madrid habilitadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) para dar cursillo de recuperación de puntos del carnet. Ninguna de ellas indicaba con un cartel esta posibilidad, aunque en todos los casos se comprobó que los trabajadores tenían información adecuada y exhaustiva sobre las vías para este procedimiento.

El horario en que se imparte este tipo de cursos está bien valorado, ya que las autoescuelas permanecen abiertas en horas y jornadas normalmente no laborables para facilitar la asistencia.

Por último, el tema de la sensibilización y la reeducación del conductor se realiza en Madrid, principalmente, a través de charlas de psicólogos y de vídeos de sensibilización. Además, en dos de las autoescuelas se organizan charlas con víctimas de accidentes de tráfico, y en otra cuentan con la participación de expertos en tráfico.