Casi un centenar de personas participaron en los talleres de Otoño del Centro Villa San Roque

Actualizado 06/12/2009 14:40:36 CET

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Casi un centenar de personas participaron en los talleres de Otoño organizados por el Patronato Madrileño de Áreas de Montaña (PANAM) durante los fines de semana de octubre y noviembre en el Centro de Innovación Turística Villa San Roque, en el municipio de La Cabrera.

Según informó hoy la Comunidad de Madrid, el primero de los talleres, celebrado el 3 de octubre, trató de tés e infusiones tradicionales basados en la flora etnobotánica de la sierra norte. En el taller, en el que participaron 25 personas, se enseñó a conocer las plantas de la zona y a saber cuáles y de qué modo se pueden usar en la elaboración de estas bebidas.

La siguiente actividad fue el taller de propagación de especies forestales de la Sierra Norte, desarrollado el día 24 de octubre. En esta ocasión, la jornada de estudio sirvió para acercar a las 25 personas que participaron la variedad de especies forestales autóctonas que se dan en la sierra. Así, y gracias al Jardín Botánico del Villa de San Roque, que alberga más de 350 especies distintas, han podido conocer cómo son las semillas de algunas de las especies características de la zona y los tratamientos más aconsejables para su correcta germinación. También aprendieron a realizar esquejes o estaquillas.

El último taller de la programación de otoño, celebrado el 21 de noviembre, estuvo dedicado al compostaje. Con esta actividad las 30 personas que ese día se acercaron al Villa San Roque aprendieron las labores indispensables para el correcto mantenimiento de los jardines, como son las labores de limpieza de hojas y de plantas, las podas, las plantaciones de árboles y arbustos, plantaciones de bulbos o tareas de compostaje para aprovechar todo el volumen de restos vegetales generados en otoño en los jardines o huertas, para convertirlos en abono.

La gerente del Patronato Madrileño de Áreas de Montaña (PAMAM), Natalia Pérez Villena, calificó de "muy exitoso", tanto en asistencia como en contenidos, el programa de actividades desarrollado para el otoño. Por esa razón se ha pensando mantenerlo el año que viene, ampliando las materias y ayudando así divulgar la riqueza natural de la Sierra Norte entre todos los madrileños.