CC.OO. dice que con la publicación del concurso de acreedores de Clesa se encuentran "más cerca de la salida del túnel"

Recurso de Clesa - Nueva Rumasa
EUROPA PRESS
Actualizado 30/05/2011 16:19:14 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Comisiones Obreras en el Comité de Empresa de Clesa, Luis Muñoz, ha considerado a Europa Press que con la publicación del concurso de acreedores de la compañía, parte del conglomerado de Nueva Rumasa, se encuentran "más cerca de la salida del túnel".

Asimismo, ha manifestado que se sienten "engañados, saqueados, indignados y casi aniquilados", ya que sospechan que no se conoce "realmente" la deuda de la empresa. De hecho, el propio Muñoz teme que sea más grande de la que reconoce la familia Ruiz-Mateos, propietaria del grupo, de unos mil millones de euros.

La propia familia Ruiz-Mateos ha sido apartada de la gestión de la empresa en el proceso de concurso de acreedores, algo que se había solicitado por parte del comité de empresa y que esperaban que así se llevara a cabo.

A pesar de que el deudor suele conservar estas condiciones en el caso de que se presente de forma voluntaria el concurso, en este se ha acordado la suspensión de las facultades de administración y diposición al encontrar a partir del examen de la memoria que se han tomado "decisiones perjudiciales al patrimonio de la empresa", como incrementar cada año el pasivo, según se establece en el auto, al que ha tenido acceso Europa Press.

Asimismo, en este documento el juez entiende que la situación financiera "se ha visto agravada por la existencia de diversas operaciones de afianciamiento a favor de empresas ajenas a la concursada y sin más vínculos entre ellas que los personales o familiares entre sus directivos, llegando a multiplicar por cuatro el pasivo de explotación ordinaria de la concursada".

Además, el auto concluye que "la protección de los intereses de las masas, la protección y conservación de los bienes y derechos durante la sustanciación del concurso hace aconsejable esta medida".

A partir de ahora toca a los administradores designados por el juez desarrollar el proceso del concurso, que en un plazo de dos o tres días se personarán en las dependencias de la empresa, según ha calculado Muñoz.

Procesos similares al de Clesa han tenido una duración de unos dos meses, aunque desde el comité no saben si en el caso de la corporación dedicada a productos lácteos pueda verse extendida al tratarse del "buque insignia" del conglomerado de Nueva Rumasa.

La totalidad de la plantilla de Clesa se encuentra en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo desde el pasado mes de abril y que está previsto que se prolongue hasta septiembre. Esta situación se mantendrá sin cambios o se modificará a partir de que comience el concurso recién dictado.