Un centenar de entidades sociales reclaman el derecho de sufragio activo y pasivo de los inmigrantes de la región

Actualizado 18/09/2008 18:17:38 CET

Denuncian que centros privados y concertados de Primaria mantienen una actitud discriminatoria con el alumnado inmigrante

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La participación cívica y política de los inmigrantes, lo que incluye el derecho de sufragio activo y pasivo, es la única opción para una integración total de los extranjeros en la sociedad española. Ésta es la principal conclusión del Libro Blanco de la Inmigración, presentado hoy en la Consejería de Inmigración de la Comunidad de Madrid por la asociación América España Solidaridad y Cooperación (AESCO) y el Consejo de Entidades de Inmigración (Codeim).

Para la elaboración del texto, que pretende ser tenido en cuenta en el nuevo Plan de Integración 2009-2012 que prepara la Comunidad de Madrid, han participado más de 500 personas particulares, cerca de cien entidades sociales de toda índole, diversas asociaciones vecinales, organizaciones educativas, profesionales y sanitarias de la Comunidad de Madrid, así como también técnicos y expertos de servicios municipales.

Asimismo, reclama a la Administración regional "mejoras en la educación de la enseñanza primaria, ya que los centros privados y concertados de la Comunidad mantienen una actitud discriminatoria con el alumnado inmigrante". En este sentido, se hace especial hincapié en los "guettos" que se producen en las escuelas de los distintos municipios de Madrid, así como en barrios como el de Villaverde.

El responsable de AESCO, Juan Carlos Rois, entregó sus propuestas al viceconsejero de Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid, Carlos Clemente, al tiempo que subrayó la importancia de "una mejora en los procesos de integración de la sociedad inmigrante en la región".

Tal y como se recoge en prólogo del Libro Blanco de la Inmigración, el nuevo Plan de Integración "debe avanzar en el reconocimiento efectivo de la igualdad de derechos y deberes de los inmigrantes, reforzar los servicios públicos y adecuar las políticas públicas a las demandas de un sociedad diversa, tal y como se recoge en la Constitución Española".

Una mejor dotación de los servicios públicos y de la gestión del espacio público es uno de los ejes principales del documento. Así, desde AESCO sostiene que "la apuesta de la Comunidad de Madrid por la creación de servicios específicos hacia la inmigración como CEPIS y similares, y la creciente privatización de la gestión de los servicios esenciales, no beneficia el proceso de la plena integración".

El nuevo Plan de Integración 2009-2012 pretende ser un instrumento de carácter integral y global mediante el cual la Consejería de Inmigración, a través de la Agencia Regional para la Inmigración y la Cooperación, dirigirá y coordinará todas las actuaciones de la Comunidad de Madrid encaminadas a la acogida e integración de la población inmigrante que reside en su territorio.

Por eso, Clemente destacó "la importancia de la colaboración de diversos agentes sociales, sindicatos, patronal y universidades a la hora de elaborar el documento", ya que "Madrid tiene un Gobierno que cree en las personas, por eso la colaboración de la sociedad es fundamental para conseguir la plena integración".

NORMALIZACIÓN, INTEGRACIÓN Y COMPROMISO

La "normalización de todo lo que tiene que ver con la prestación de servicios a los inmigrantes", es decir, "sólo hacer servicios específicos para estas personas en la medida en la que sean necesarios para empujar la integración" es otra de las iniciativas que, a juicio de AESCO, se deben tener en cuenta a la hora de elaborar el borrador del Plan que se deberá aprobar para los próximos cuatro años.

El eje de mayor urgencia debe ser que "se trabaje en la firma de un verdadero Pacto de Estado sobre Inmigración que tome como referencia la iniciativa del Consenso Social sobre Migración para que la inmigración deje de ser un arma arrojadiza contra el oponente y cuente con políticas verdaderamente integradoras".

Las políticas públicas, tal y como se recoge en este Libro Blanco, deben centrarse en el análisis del antes, durante y después, es decir, en conseguir que las migraciones se produzcan de manera ordenada y legal, la normalización e integración de los foráneos en el destino y el retorno a sus países de origen, o bien la nacionalización definitiva en la sociedad de acogida.

Las mejoras en el acceso a la red sanitaria para los inmigrantes, y la mejora de la educación, sobretodo en la enseñanza primaria, en lo que respecta a los inmigrantes, son otros de los dos puntos en los que se hace especial énfasis en el texto.

En este sentido, desde AESCO afirmaron que "los centros escolares privados y concertados de la Comunidad de Madrid en la enseñanza primaria mantienen una actitud discriminatoria con el alumnado inmigrante", lo que hace que, sobretodo en municipios, "se produzcan en la escuela tendencias nocivas de guetto".

Otro de los puntos reseñables del documento es "la prioridad en el empleo y el fortalecimiento de las redes de participación no sólo de inmigrantes, sino de toda la sociedad", apuntó Rois.

Por su parte, el viceconsejero se comprometió a "poner los medios necesarios para que, con esta crisis que el Gobierno Central ha querido esconder, los madrileños no sufran el desempleo y que los inmigrantes sigan teniendo la mayor de las oportunidades".

Por último, el próximo día 24 se celebrará en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos una jornada de puertas abiertas en la que diferentes agentes sociales expondrán sus ideas para que, previsiblemente, este Plan se apruebe en Consejo de Gobierno a finales de año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies