El Centro Dramático Nacional reaviva la llama de Prometeo

Actualizado 10/12/2010 7:10:02 CET

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Centro Dramático Nacional Teatro Valle-Inclán acogerá, entre hoy y el 16 de enero, la obra 'Prometeo' en la versión de Heiner Müller de la pieza homónima de Esquilo, en un espectáculo que combinará la música y la actuación para reavivar la llama del titán.

La directora de la pieza, Carme Portaceli, ha apostado por la actriz Carme Elias ('Camino', 2008) para dar vida al titán mitológico tras su enfrentamiento con Zeus y su expulsión del Olimpo, con la intención de descifrar su esencia "en la medida de lo posible".

Para ello, Portaceli se apoyará en la versión escrita por el alemán Heiner Müller en 1969 y traducida por el chileno Adan Kovacsics, descubriendo así la figura de un mito poliédrico, capaz de alumbrar al ser humano sin motivaciones puramente altruistas.

"La acción comienza cuando ya está encadenado, y, a medida que avanza la obra, Prometeo va recibiendo una serie de visitas, atormentado porque no ha sido valorado por lo que ha hecho y, además, ha sido castigado", ha asegurado la directora en la presentación.

Asimismo, Carme Elias interpretará a Prometeo, que, a pesar de ser un personaje masculino en la obra original, guarda cierta distancia con la "representación patriarcal de los mitos", encarnando, de esta forma, la lucha universal del ser humano por alcanzar la sabiduría.

"Los mitos no tienen sexo, servían como perpetuación patriarcal, pero Prometeo aporta la conciencia al ser humano. Ahora estamos en un mundo de hombres y mujeres, en el que todos somos iguales, y por eso Carme interpreta el papel de Prometeo", ha subrayado Portaceli.

EXPERIMENTO EN TRES PARTES

La obra, que contará con la actuación de los músicos Anton Jarl, Ivan Kovacevic, Dani Nel.lo y Jordi Prats, estará dividida en tres partes: un prólogo sobre las disputas divinas en el Olimpo, la propia obra de Esquilo/Müller y un epílogo basado en el 'Prometeo liberado'.

Así, los espectadores tendrán la oportunidad de desentrañar la figura de un mito inefable, que sufre en sus carnes la cólera de Zeus debido no solo al hurto del fuego divino, sino a su actitud altiva hacia el poder, y que acaba siendo liberado por el semidiós Heracles.

Según explica Pablo Ley, encargado de la dramaturgia junto a Carme Portaceli, la versión presentada "no pretende otra cosa que recoger el mundo de contradicciones" del Olimpo y "trata de entender, sin intentar solucionar el enigma, el mito de su versión clásica".

En la obra, Zeus no aparece nunca, pero extiende su influencia sobre los personajes desde su trono, en donde disfruta con el sufrimiento diario de un titán, que, en su afán por salvar a los hombres de la inconsciencia, termina encadenado por el dios Hefesto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies