CEP niega huelga de hambre en el CIE de Aluche y dice que el lunes la Policía sólo condujo a los internos a las celdas

Actualizado 09/04/2008 16:22:26 CET

Acusan a las asociaciones que denunciaron estos hechos de "mentir" y ser "grupos radicales" que usan la inmigración para "salir en prensa"

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Policía aseguró hoy que no ha habido ni hay ninguna huelga de hambre en el interior del Centro de Internamiento de Inmigrante de Aluche, tal y como señalaron ayer varias asociaciones sociales, a las que acusó de "grupos radicales que utilizan la inmigración con fines mediáticos".

El sindicato policial responde así a la Red Ferrocarril Clandestino y la Oficina de Derechos Sociales Patio Maravillas, que denunció esta semana "el trato inhumano y vejatorio" que sufren los internos del Centro y una huelga de hambre iniciada el lunes, que, según explicaron a Europa Press, "acabó con la presencia de los antidisturbios, que pegaron a varios inmigrantes, uno de los cuales resultó herido grave".

Además, indicó que en el día de ayer todos los internos desayunaron, dos no comieron y todos cenaron, y hoy "todos desayunaron sin incidencias". "Es curioso que de las 12 ONGs como Cruz Roja Madrid, MPDL, ACCEM, CEAR, CPAIM, LACALLE, CARIBÚ, que a diario desarrollan sus funciones sociales en el interior del CIE de Aluche, ninguna haya denunciado ni recogido este tipo de denuncias", concluyó el sindicato policial.

En este sentido, el CEP señaló que el lunes cenaron en el comedor del Centro el grupo de 14 mujeres internadas para posteriormente subir a sus habitaciones. Después entraron en el comedor el turno de los hombres compuesto por 90 ingresados, que se concentraron en la sala contigua al comedor, en el Salón de Ocio, pidiendo hablar con el director del CIE para expresarle una serie de quejas.

Según el sindicato, los inmigrantes manifestaron al director del CIE que el mundo no tiene que por qué tener fronteras, que ellos no tienen que estar encerrados en ningún sitio porque han venido a trabajar, "y que una Organización No Gubernamental (ONG) les ha dicho que su internamiento es ilegal, que la comida no es de calidad y que no cenan ni subirán a sus habitaciones hasta que vengan los medios de comunicación". A continuación las manifestaciones que van subiendo de tono "hasta que insultan e increpan a los funcionarios, limpiadoras y personal contratado de la cocina".

El CEP aseguró que, puesto que el grupo de 90 internos se negó a subir a sus dormitorios y el ambiente se hizo cada vez más hostil, "se solicitó la presencia de policía uniformada, por lo que la Jefatura Superior de Policía envió al CIE a la Unidad de Intervención Policial (UIP), que a su llegada comprobó que los extranjeros no presentaban resistencia, por lo que subieron acompañados en grupos de 10 en 10 a sus habitaciones".

GRABADO POR LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD

Por ello, el sindicato argumentó que la intervención de la UIP se realizó sin necesidad de realizar ninguna actuación más que la conducción de los internos a sus celdas, "algo que está grabado por las cámaras de seguridad interiores y exteriores".

Igualmente, señaló que el servicio de comidas y que el servicio de limpieza lo desarrolla una empresa privada de las que realizan sus funciones en los edificios de cualquier administración pública y que el CIE de Aluche "se encuentra permanentemente bajo control judicial y fiscal, porque son los Juzgados de Instrucción los que autorizan el ingreso en los mismos".

Por otro lado, la Confederación Española de Policía manifestó que el Centro ha recibido la inspección de Sanidad de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid en 2006, fue visitado el año pasado por el fiscal Jefe de Madrid, la Comisión Europea para los derechos de los extranjeros, las delegaciones de las Embajadas de Bolivia y Paraguay y del Defensor del Pueblo y obtuvo el certificado de calidad alimentaria del Departamento de la empresa de restauración ALBIE.

Por ello, CEP dijo que las organizaciones denunciantes son "presuntas ONGs residuales y minoritarias, han mentido y están utilizando el fenómeno de la inmigración y el sufrimiento que para algunos inmigrantes supone esta situación como palanca para justificar sus salidas en los medios de comunicación, puesto que con su actividad radical no se logran colocar en el espacio social".